Flooxer Now » Noticias

CAUSA JUSTIFICADA

Faltar a clase, justificado cuando se sufra una regla dolorosa: una idea apoyada por el Gobierno

El Gobierno avala esta medida como parte de la Estrategia de Juventud 2022-2030, para ayudar a la gran cantidad de mujeres que sufren este problema de forma habitual.

Una persona que va a faltar a clase.

Una persona que va a faltar a clase. Pixabay.

Publicidad

Los jóvenes llevaban años reclamando una medida como esta, y por fin podría hacerse realidad: las personas que estén teniendo una regla dolorosa podrían faltar a clase de forma justificada, tanto en la enseñanza obligatoria como en la superior. Hasta ahora, era de lo más normal que alguien se ausentase de ir a clase por una situación como esta, pero la mayoría de profesores anotaba esta ausencia a clase como injustificada, y esto podía afectar a las calificaciones. Gracias a esta medida que podría aprobar pronto el Gobierno, quedarse en casa por una regla intensa no irá en perjuicio del desarrollo académico de los estudiantes.

Si estás trabajando, debes saber que la baja por regla dolorosa ya está aprobada para el entorno laboral, pero extenderla al ámbito académico es el último logro para dar este paso adelante en la igualdad de derechos de todas las personas. La gran mayoría de las mujeres jóvenes tienen estas reglas dolorosas de vez en cuando, que pueden provocar mareos, vómitos y fiebres elevadas. Es evidente que, cuando alguien se encuentra así, no puede desarrollar su rutina con normalidad, ¡pero por alguna razón no se había tenido en cuenta hasta ahora!

Esta ausencia a clase o al trabajo estará justificada tanto para unas horas como para unos días, dependiendo de la gravedad de la situación. Al igual que cuando estamos enfermos, será necesario el justificante del médico para poder contar con un periodo de baja específico, que los profesionales de la salud otorgarán de acuerdo a los síntomas que se padezcan. ¡Así que acuérdate de llamar al médico antes para no tener problemas con los justificantes!

Publicidad