Flooxer Now » Noticias

@BECARIA_

Yo no fui a EGB y los mitoplastas de los 80

Becaría escribe sobre la mitomanía de los años 80.

Libros Santillana de la EGB

Libros Santillana de la EGB www.todocoleccion.net

Publicidad

Existe un curioso fenómeno bastante extendido que consiste en la exaltación de tiempos pasados muy cutres como si fueran la mejor etapa de la existencia, también llamado en los suburbios cibernéticos como el ‘síndrome de la edad dorada’. Quizás por cercanía en el calendario, la mitomanía temporal más fermentada es la de quienes vivieron los años 80 e incluso a quienes pasaron de refilón y no se acuerdan de ella, solo porque les gustan dos canciones de algún hortera con el pelo rojo o con cresta, y luego están los que dicen eso de que "con Franco se vivía mejor" denotando cierta nostalgia franquista aunque el dictador ya estuviese momia cuando nacieron. Los mitoplastas, la unión de mitómanos y plastas, son así, se flipan con recuerdos miserables y otras fantasías de lo que no vivieron.

El mejor lugar para entender la parafilia ochentera son los comentarios de las publicaciones de "Yo fui a EGB" y los perfiles que se encargan de compartir en todas las redes sociales la parafernalia hortera de aquella época, los típicos juguetes de hojalata o madera y su tecnología precaria. Aquí es donde florece la superioridad moral de los comentaristas de la generación EGB si resaltas la tristeza que te transmiten aquellas fotos en color salmón de gente vestida como marionetas maltrechas al lado de la primera televisión del mercado con decoraciones que acaban volviendo aún más chiflado a cualquier aficionado al psicoanálisis.

La gente orgullosa de exhibir el haber vivido una época analógica y atrasada, te transmite que aquello era mejor a través de su smartphone de última generación con comentarios como: "Sería miserable para ti, con poca cosa jugábamos y con poca cosa se vivía"; "Ojalá volviera esa época, ahora falta gente en las mesas y vivimos con tanta tontería que no somos capaces de atender lo más importante"; "Yo viví esa época y para nada fue miserable, será mejor la vida de ahora con tanto vicio y tanto derroche"; "Miserable veo los botellones, meadas y vómitos, comas etílicos, drogas, navajazos, robos, violaciones, no la vida sencilla y tranquila de antes".

"Ser felices con poco", como dicen los mitoplastas de los 80, para ellos es motivo de reconocimiento, admiración y deseo de volver a esos tiempos. Alcanza límites insospechados la superioridad moral de esa época del gotelé, los cromos de futbolistas, de la violencia silenciona, los crímenes pasionales, los drogadictos, el buying y la homofobia normalizados, que sus mitómanos en blanco y negro adoran y dicen desear volver a ese pasado anodino, mientras se benefician de todos los avances sociales, científicos, sanitarios y tecnológicos que se han ganado entre aquellos tiempos lúgubres y enmohecidos, y la mejorable actualidad.

Publicidad