Flooxer Now » Noticias

LA FAMILIA PIDE AYUDA

Muere la tiktoker Candice Murley, de 36 años, después de publicar un inquietante vídeo

Conocida como Candi en TikTok, la influencer se despidió de sus seguidores entre rumores de ciberacoso y declaraciones de "oír voces" en su cabeza. En Flooxer Now hemos querido hablar con un psicólogo para analizar el tema.

Una foto de Candice Murley, publicada por la familia

Marsha McEvoy / GoFundMe Una foto de Candice Murley, publicada por la familia

Publicidad

"Hemos recibido ese tipo de noticias que nadie quiere oír: hoy hemos perdido a una parte inmensa de nuestra familia, mi hermana Candice". Así comienza la desgarradora petición de ayuda que Marsha McEvoy ha publicado en GoFundMe, un portal pensado para donaciones en casos de necesidad.

"Ha sido un shock tremendo para la familia y no estamos económicamente preparados para ello, por eso os pedimos ayuda con el objetivo de darle a Candice el funeral que merece, así como para ayudar a la familia para salir adelante de esta tragedia". En una primera versión de ese texto (ahora modificado), hablaba de un amargo suicidio.

Candi, como firmaba en sus redes, tenía 36 años y "lo que más quería en el mundo era a su hijo, y a su gato Stash", según describe su hermana. "Sabemos que está bailando en el cielo, un lugar en el que ella creía mucho. Tenía unos seguidores y fans como ningunos otros, era entretenimiento puro cuando bailaba, cocinaba o intentaba cantar en TikTok. Miremos sonriendo sus vídeos para que nos ayude a superar su pérdida, y muchos la echaremos terriblemente de menos".

Fue precisamente su último vídeo el que encendió las alarmas en la comunidad, así como una fuente de pocos pero miserables comentarios ridiculizándola. "Odio cuando las voces de mi cabeza se callan", dice aparentemente alterada, "porque es el momento en el que no sé qué traman esos cabrones". Aún con la moderación, todavía quedan frases muy desafortunadas en los comentarios de ese clip.

"Es posible que las críticas sean un ingrediente más de una tormenta perfecta", nos comentaba Manuel Gámez Guadix, doctor en Psicología por la Universidad Autónoma de Madrid. "En este sentido, el suicidio no suele tener una única causa, si no más bien son una serie de factores los que inciden en el posible resultado trágico".

El doctor Gámez está especializado en redes sociales, ciberacoso y sabe de las consecuencias que tiene una sobreexposición mediática, pero incluso con las personas que no son 'famosas' hay que saber cómo ayudar en caso de que se detecten señales que apunten al suicidio: "Los síntomas de una persona con depresión son variables, aunque incluyen los sentimientos de tristeza, soledad, baja autoestima, una visión negativa de sí mismo, de los demás y del futuro, culpabilidad, alteraciones fisiológicas (p.ej., en el sueño o en el peso), e ideas de muerte".

Manuel resalta la importancia de proporcionar "apoyo emocional y animar a la persona a buscar ayuda especializada (psicológica o psiquiátrica)", e insiste en no dejar como tabú un tema que puede afectar a cualquiera: "en contra de lo que se piensa, hablar de lo que le ocurre a la persona, incluidas las posibles ideas de suicidio, puede ser un desahogo emocional para la persona que necesita ser escuchada y comprendida".

Además del sistema de salud, recuerda que "existen diferentes teléfonos de ayuda y de atención al menor o adolescente", muchos de ellos provinciales. En las próximas semanas se pondrá en marcha a nivel nacional el número 024, de asistencia para el suicidio, pero los que ya funcionan son el Teléfono de la Esperanza (717 003 717, disponible las 24 horas del día) y el 112 para emergencias, donde pueden derivar a ayuda profesional.

Publicidad