@NORCOREANO

Multimillonarios contra la desigualdad

Los hombres más ricos del mundo llegan a Davos en jet privado para luchar contra la desigualdad y el cambio climático. El analisis de Norcoreano de la cumbre de Davos.

Foro Económico Mundial de Davos

Foro Económico Mundial de Davos EFE/EPA/GIAN EHRENZELLER

Publicidad

Esta semana se celebrar el Foro de Davos, donde los líderes más poderosos del mundo y gente como Bill Gates o Jeff Bezos, los propietarios con los yates más grandes del mundo, se reúnen para combatir la desigualdad y el cambio climático. Esa es la parte visible, siempre se ha dicho que el foro de Davos tiene un lado oscuro que controla el mundo. Que se reúnen de forma secreta por las noches en la mazmorra de una catedral con túnicas al estilo de Los Canteros en Los Simpsons, y allí Bill Gates lee unas frases en latín, sacrifica a un ciudadano de Tercer Mundo, y se sientan a decidir los niveles de inflación, de PIB y las estrellas del pop que lo van a petar ese año.

Por la mañana, en la parte semivisible, la que dejan ver a los medios, Jeff Bezos pega un sorbo a su café etíope con leche de almendras infusionado en la cafetera que ha traído en avión, y dice que Amazon está comprometido con el comercio de proximidad y con un modo de producción sostenible. "Amazon paga un abusivo 1% de impuestos, si ahorrásemos esa cantidad podríamos destinarla a crear empleo de calidad para combatir la desigualdad". Los gobiernos asienten. “Para concienciar a la gente de calentamiento global, debemos apoyar a líderes que inspiren como Greta Thunberg. Seguir luchando a base de pancartas y de hashtags”. Todos están de acuerdo en no escatimar esfuerzos. El año que viene en Davos presidirá el foro una pancarta gigante con el lema #SaveTheWorld.

Suena un helicóptero, aterriza en el techo del edificio Elon Musk. La gente aplaude al creador de los coches a pilas. Los Tesla no contaminan, sólo lo hace el carbón con el que se genera la electricidad que necesitan, lo cual es un avance. Elon comienza su ponencia y asegura que hay que defender la democracia y la libertad de expresión y que no parará hasta que Trump y Kanye West sean escuchados en Twitter. Davos está en el este de Suiza, cuando terminan los grandes líderes acuden con gafas de sol, sombreros y gabardinas a hacer unas gestiones al banco. Han solucionado los problemas del mundo. Suena la música de Succession.

Antena 3 » Noticias

Publicidad