Flooxer Now » Noticias

TRABAJO INVISIBLE

Precariedad y "currar gratis": una realidad para los editores en Twitch

Un estudio independiente de los editores nacionales asegura que la mayoría del sector forma parte de economía sumergida, y los que están legales cobran una miseria. Hasta Auronplay ha tomado cartas en el asunto.

Editores, la profesión invisible

DCStudio / Freepik Editores, la profesión invisible

Publicidad

"Lo vuelvo a decir y lo diré lo que haga falta, LO CORRECTO ES PAGAR a personas que dedican horas a hacer mapas de GTA, emotes, miniaturas, editar vídeos, etc... Lamentable normalizar que la gente no debe cobrar por trabajar". Son palabras obvias que Auronplay lanzaba ayer en Twitter, en una absurda discusión sobre si pagar a los que están en la sombra del panorama Twitch es "recomendable".

Lo creas o no, es un debate que está al pie del cañón, porque hay especialistas en contenido (editores, programadores, guionistas) que regalan o cobran a precio de saldo un trabajo que sin duda debería estar remunerado, pero que en realidad es de los peor pagados en el sector.

Un "estudio interno" sin auditar por fuentes independientes, pero que conocedores de la industria dan por bueno en España, asegura que "el 31,2 por ciento de los editores trabajan nueve horas o más al día, el 37,8 por ciento de los mismos cobra menos de 500 euros al mes y que el 81,3 por ciento no tiene horario de jornada laboral (atienden a cualquier hora)".

Lo ha hecho público Anuj, streamer con unos respetables 16.500 seguidores en Twitch, sobre "un espacio muestral de 92 editores", en un foro en el que están organizándose para "reclamar sus derechos".

El estudio "incluye editores desde los más grandes creadores a los más pequeños", explica Anuj, y arroja datos tan preocupantes como que vivir de editar es casi un imposible. "El 58,2 por ciento de los editores viven de editar, pero 39,7 por ciento trabajan en negro. De ellos el 63,2 por ciento no podrían vivir de editar si se tuvieran que dar de alta como autónomos".

Apenas uno de cada seis cobra más de 1500 euros, y ocho de cada diez "aceptan pedidos a cualquier hora". Datos terribles en un tuit que ha empezado a correr como la espuma, y que convoca a los interesados en saber más sobre el tema.

En Flooxer Now hemos hablado con unos cuantos representantes del sector y en los próximos días sacaremos un artículo en detalle con opiniones, datos y testimonios de lo que, a día de hoy, no es solo un trabajo casi invisible, sino espectacularmente precario.

Publicidad