Flooxer Now » Noticias

BREAKING NEWS!!

¿Qué ha pasado entre María Pombo y Natalia Osona? Todo sobre la 'polémica' de los Premios Ídolo

Hoy, en el capítulo de noticias que van a cambiar tu vida, te explicamos el mosqueo que han pillado dos influencers porque una no se ajunta a la otra y no la invitan a fiestas. Pilla palomitas.

Natalia Osona en una fiesta a la que sí invitaron

Toni Villen / Fan Content Natalia Osona en una fiesta a la que sí invitaron

Publicidad

No hay nada que guste más a los corrillos en redes que un buen pique entre streamers, youtubers o influencers. A ese último gremio pertenecen Natalia Osona y María Pombo: joven promesa del mundillo y referente absoluto respectivamente, cuyos caminos parecían destinados a cruzarse. O quizá no.

Podría haber sido la semana pasada en la espectacular gala que montó Dulceida para los Ídolo, unos galardones que -al menos de manera presencial- fueron un fiestote y la envidia de los que no pudieron ir. En ese grupo extrañamente está Osona, quien es por méritos propios una influencer de renombre.

Hablamos de una buena amiga de Gemita que levantó algunas cejas en los ESLAND, ya que algunos curiosos en la entrada se preguntaban 'quién es esa'. No es porque sea una desconocida, ni mucho menos, sino más bien por no pertenecer al mundo Twitch en el que se centró aquella gala. Los Ídolo sí eran un escenario mucho más propicio para reconocerla.

Resumiendo mucho, es una creadora especializada en lifestyle y moda, más conocida gracias a su marca de ropa Glowrias. Así que te puedes imaginar sus contenidos en redes: vestidos, retos, cremas, retos con su novio, consejos de belleza y mucho postureo profesional.

Ese postureo es el "sí o sí" que mencionaba Ana Milán en los Ídolo, y cualquiera medio puesto en el sector habría dado por hecha la presencia de la Osona, ¿verdad? Pues no: Natalia respondía al típico "me preguntáis mucho" terminándolo con un "por qué no fui a los premios de Dulceida", en un vídeo que se hizo viral la semana pasada y que ella misma resolvía en un sencillo "porque no me han invitado". Twitter recogía los testimonios de sus stories con la habitual crueldad que define a la plataforma.

¿Hemos vuelto a aquellos tiempos sencillos de broncas de cole, cuando un cumpleañero solo extendía invitaciones a sus amiguitos y los que se quedaban fuera compensaban el resquemor quejándose a los suyos? Pues algo así, pero con un millón de personas mirando tu Instagram y alimentando el no tan noble arte del salseo. Y la cosa no quedó ahí, of course.

Veterana entre las veteranas, pionera del sector lifestyle y representante clara de la corrección posturera, María Pombo (flamante ganadora de un premio Ídolo para el que no había más candidatos) viene a decirle a Glowria que se aguante y que no pasa ná.

"Si su representante llega a preguntar a los organizadores no habría habido ningún problema en invitarla", dice María, pero añade un toque de madurez que solo proporciona una larga trayectoria: "Creo que en la vida hay que buscar oportunidades, llamar a la puerta, hacerte notar y decir 'quiero estar allí', y conseguirlo".

¿Mucho texto, como dice el meme de Yoda? Pues resumen: Natalia Osona se siente un pelín out, lo cuenta en redes, unos cabroncetes se ríen de ella, se monta una polémica absurda, le preguntan a María Pombo, ella dice que "deje el orgullo de lado" y que se lo curre, y la supuesta lucha de egos sigue su camino.

No sabemos si es casualidad o si está siguiendo el tema, pero el actor Hugo Silva habla en un tuit de hace un rato sobre "lo facilito que lo tiene el algoritmo" para sacar polémicas fake. Va a ser que esta es una de ellas.

Publicidad