@DIOSTUITERO

¿Quién está enterrado en la catedral de Santiago de Compostela?

Diostuitero nos desvela el misterio sobre quién está enterrado realmente en la catedral de Santiago de Compostela.

Catedral de Santiago de Compostela

Catedral de Santiago de Compostela Pixabay

Publicidad

Cada año miles de peregrinos realizan el Camino que concluye en la supuesta tumba del apóstol Santiago. Cuenta la leyenda que Santiago el Mayor fue decapitado en Jerusalén por Herodes en el 44 y que vete tú a saber por qué sus discípulos cogieron su cuerpo y le fueron a enterrar en España, que se ve que les pillaba a mano. Para más Inri, lo trasladaron "en una barca de piedra".

Con estos mimbres tan creíbles, en el año 810, bastante antes del nacimiento de Iker Jiménez, un campesino dice haber visto unas luces sobre un campo y el obispo de la zona (Iria Flavia, Galicia) empieza a remover unas tumbas de una necrópolis romana y encuentra milagrosamente un cuerpo decapitado que identifica sin ningún género de duda con el del apóstol. Sin prueba de ADN ni nada. Enseguida el obispo comunica la noticia al rey Alfonso II y ambos extienden como la pólvora el mito de Santiago Matamoros, tan propicio para sus intereses.

Muchos historiadores señalan que quien está realmente enterrado en Santiago es nada menos que un famoso hereje, Prisciliano, el primer cristiano ejecutado por brujería de la historia, y que la Iglesia colocó allí el supuesto hallazgo de los huesos de Santiago para tapar un culto con otro, como ha hecho siempre.

Y es que Prisciliano, que llegó a ser obispo de Ávila, tenía más seguidores que Ibai, originando lo que se llamó el Priscilianismo, un movimiento muy popular en su época y que contaba con numerosísimos adeptos en España y Portugal..

Prisciliano denunciaba la corrupción de las jerarquías de la iglesia, rechazaba las riquezas y la unión Iglesia-Estado, admitía a mujeres y esclavos en los ritos eclesiásticos, usaba leche y uvas en vez de pan y vino, permitía bailar durante las ceremonias, alentaba el retiro para orar y meditar y pedía la castidad y la pobreza voluntaria a los clérigos. Demasiado.

A la iglesia todo esto como es lógico no le gustaba nada y tras tejer una alianza con el emperador, Prisciliano y sus discípulos más próximos fueron condenados y decapitados en el año 385.

Cuatro años después, seguidores de Prisciliano llegaron a Tréveris con permiso de Roma para exhumar sus restos y trasladarlos a Galicia, su tierra natal, por una ruta que más adelante sería repetida por millones de peregrinos, dando origen al Camino de Santiago, siglos antes del inicio oficial del peregrinaje. Además, es mucho más probable que Prisciliano y sus discípulos fueran sepultados en una necrópolis romana que el apóstol, ya que, al haber sido condenados por brujería, no podían ser enterrados en lugar santo.

Por si acaso, la Iglesia se niega siempre a realizar a los huesos la prueba del Carbono 14, que dictaminaría si los restos son del sigo I ( Santiago) o del IV ( Prisciliano). O vaya usted a saber de quién.

Antena 3 » Noticias

Publicidad