@BECARIA_

El repunte de los fraudes sectarios en épocas de crisis

Becaria habla sobre cómo en tiempos de crisis han aumentado los Testigos de Jehova, los gurús místicos, los videntes, los curanderos y otras homeopatías emocionales. Vivimos una época de repunte de los fraudes sectarios.

Bote de pastillas homeopáticas

Bote de pastillas homeopáticas Pixabay

Publicidad

Vas caminando por la calle y, de repente, te cruzas en un paso de cebra con un caballero de mediana edad que empuja un carrito que lleva escrito en letras para todo tipo de dioptrías: "CONOZCA LA BIBLIA". Sigues tu trayecto a pie y te encuentras a varios de estos predicadores en los puntos de las vías más concurridas de tu ciudad con su chiringuito de folletos y biblias desplegado: son los Testigos de Jehová y, sin ánimo de adelantar acontecimientos tan pronto, la realidad es que lo que ellos quieren es conocer tu cuenta bancaria. 

"El Reino de Dios ya está gobernado"

Los Testigos de Jehová son uno de los movimientos sectarios en nombre de un dios imaginario, como todas las religiones, más activos para la captación de nuevos adeptos. Además de sus puntos de "información" urbanos, realizan regularmente eventos abiertos al público en lo que ellos llaman "salones del Reino"; tienen también a jóvenes y abuelitas repartidas por todos los barrios llamando a los timbres, haciendo de comerciales a puerta fría con sus voces lánguidas y entregando folletos que cordialmente invitan a entrar en su web de forma gratuita —menos mal— para hacer cursos interactivos de la biblia, conocer cómo es el mundo, adónde iremos cuando palmemos y todo tipo de cuestiones metafísicas desde el simplismo imaginario su secta; y también van dejando en los buzones fotocopias de cartas escritas a mano con afirmaciones como que "El rey del reino de Dios, que es Jesucristo, eliminará a las personas malvadas y a los gobiernos. Para este tiempo, la siguiente promesa bíblica se habrá cumplido por completo en el salmo 31:10: 'Solo un poco más, y los malvados no existirán'". En el sobre siempre ponen el nombre de la persona de cada buzón para darle un aire más personal, creíble y solemne. Son conscientes de que ahora que hay mucha más gente con problemas mentales por la pandemia y económicos por la crisis, será más fácil sacar el dinero a esas pobres gentes que vagan como almas en pena por la urbe.

Vidente, médium y curandero africano

"Ayudo a resolver inmediatamente todo tipo de problemas y dificultades con resultados increíbles en siete días como máximo: amor, problemas de pareja, impotencia sexual, mal de ojo, depresión, empresa, exámenes, protección de negocios, problemas familiares, dejar el tabaco, alcohol [...]. Tengo los espíritus mágicos más rápidos y poderosos". Los magos africanos como el Maestro Sise o el Profesor Katanga proliferan como el musgo en la humedad: papelinas en mano en zonas concurridas y en los parabrisas de los coches. Y siguen ahí porque consiguen colar sus fraudes a gente desesperada por resolver sus problemas con unos masajes y vasos de agua amarilla a cambio de unos no pocos euros. Sus perfiles favoritos son las divorciadas desesperadas y los ancianos desnortados con dinero.

Los chalados del reiki, yoga magufo, gurús místicos y otras homeopatías emocionales

Vivimos en una irrealidad paralela, o para lelos, lo mismo da, en la que le dices a alguien que le puedes curar dolencias con el reiki, poniéndole las manos encima sin llegar a tocar el cuerpo, y se lo cree. Las paredes de las calles están plagadas de carteles con eventos de imposición de manos, yoga consciente, meditación, reflexoterapia emocional y un sinfín de invenciones místicas con imágenes de mandalas y chackras para realizar en grupo entre desconocidos, todos con un mismo punto en común: han perdido el rumbo de la vida y cualquier cosa que suene diferente para reorientarse, vale. Engañabobos en tiempos de crisis y desesperación vital. Da igual que sea Jehová, Jesucristo, Buda, una virgen negra que llora sangre, un hippie de sesenta años que dice que arregla las emociones tocándote los pies o un melenudo catalogado como "santo ascendido", cualquier pájara mental vale para quien tiene nublada la razón. Sin duda, el líder sectario que lo mejor se lo montó fue Osho, que se vendió como la reencarnación de Buda en la India y pasó la vida follando y coleccionando Rolls Royce gracias al dinero de sus palurdos fieles. Disfruten de lo rezado.

Antena 3 » Noticias

Publicidad