Flooxer Now » Noticias

@DIOSTUITERO

La roca dorada de Kyaiktiyo

La sorprendente historia de una roca dorada a la que visitan cientos de miles de fieles en Myanmar.

La roca dorada de Kyaiktiyo

Pixabay La roca dorada de Kyaiktiyo

Publicidad

Si yo dijera que le rezáis hasta a las piedras no sería ninguna exageración. Desde las míticas moles de Stonehenge hasta la Piedra Negra de la Kaaba, pasando por las piedras solares de México o las rocas sagradas de Islandia, es muy común que diversos cultos lo hagan.

El ser humano adora el sol, las montañas, los ríos...y las piedras.

Una de las más especiales, y el segundo destino de peregrinaje en Myanmar, es la enorme y llamativa "Roca dorada", una inmensa piedra de 5 metros suspendida casi como por un milagro sobre un acantilado de más de 1000 metros.

La leyenda cuenta que se mantiene así suspendida de un pequeño borde gracias a un pelo de Buda, y son millares los peregrinos que acuden a mostrarle su devoción.

Peregrinos hombres, porque a las mujeres no se les permite tocar la roca y deben conformarse con verla de lejos. Que una cosa es el budismo en Hollywood y otra en Myanmar.

Además hay que ir descalzo y está prohibido llevar cámara de fotos, mochilas y similares elementos de distracción, así que después del paseo te quedas sin poder fardar en Instagram.

El maravilloso color dorado de la roca se debe a que los fieles han ido pegando pan de oro a lo largo de los años. Es como una pepita gigante con una estupa de 7 metros en lo alto.

Ignoramos si pilla la señal de Dios.

Publicidad