Flooxer Now » Noticias

@BECARIA_

Sucesos extraterrestres y otros enigmas magufos sin resolver

Becaria escribe sobre los sucesos paranormales más famosos de España.

Museo de las caras de Bélmez

Museo de las caras de Bélmez Antena3

Publicidad

En España tenemos a varios personajes que han sabido rentabilizar como nadie, desde hace décadas, la cultura de las 'fakes news' a costa de la ignorancia y la ingenuidad de la gente, también alimentadas por la necesidad de entretenerse con algo que le hiciera evadirse de la realidad. Jiménez del Oso, J. J. Benitez e Iker Jiménez son los principales gestores de bulos del país con invenciones paranormales, enigmas surrealistas y extraterrestres, y lo que no ha sido un expediente X es la cantidad de billetes que han fabricado a costa de sus "inocentes" troleos.

Caras de Bélmez; entre el misticismo y la humedad

En el año 71 aparecieron unas supuestas caras en el suelo de la cocina de una casa de Bélmez de la Moraleda, un pueblo de Jaén, y se decía que podían ser las caras del Espíritu Santo o de una persona maltratada, entre otras divagaciones para ponerte a mear y no echar gota. Vendidas como un misterio de la parapsicología mundial avalado por ocultistas, brujos y periodistas cómplices de lo magufo como Iker Jiménez, quien ha explotado hasta la actualidad esta chifladura con el museo itinerante de Cuarto Milenio, lograron la visita de miles de personas y mucho dinero a costa de no ser más que unas manchas de humedad sin mayor misterio. Cualquier rastro de roña es susceptible de ser monetizado.

Quemado por un OVNI con marcianos plateados

Al 1976 se le conoció como el año de los humanoides por la cantidad de delirios achacados en estos tiempos en los que las personas no llevaban un móvil con cámara pegado en la mano. Uno de estos casos es el de un hombre de la localidad de Benacazón, Sevilla, que fue presuntamente sorprendido por una nave en el aire con forma de cabina de teléfono mientras iba de camino a casa, de la que salieron dos seres muy altos, con cabello lacio y blanquecino, y un traje ceñido de color aluminio, como el papel que se suele utilizar para envolver los bocadillos. Según las crónicas de Iker Jiménez, este hombre dijo ser alcanzado y abrasado por un halo de luz, y acabó por el pueblo gritando como un paciente recién escapado de la clínica López Ibor. El caso acabó en los juzgados, y esperamos también que con un buen tratamiento.

Un humanoide de tres metros con capa

En el mismo año de esta hecatombe de sucesos extraterrestres, surgió otro de un supuesto humanoide de tres metros que paseaba con una capa negra por el pueblo de Escalante, en Cantabria, al que bautizaron como "sacerdote". El humanoide de tres metros con capa tenía la cabeza pequeña y ovalada, llevaba un traje oscuro hasta la cintura y un casco como una palangana puesta del revés. Por estos tiempos, España estaba muy atrasada social y tecnológicamente, pero las drogas debían de ser buenísimas.

Policías municipales sorprendidos por un humanoide de cuatro metros

En 1997, un par de policías municipales de un pueblo de Girona fueron sorprendidos en la carretera por una inmensa bola de luz que en su interior contenía una silueta negra humanoide de unos cuatro metros de estatura con unos largos brazos colgando hasta las rodillas, flotando en el interior. A raíz del presunto avistamiento OVNI y visitante extraterrestre, un caso seguido exclusivamente por Iker Jiménez, parece ser que uno de los policías perdió parte de la visión por una trombosis ocular debido al fogonazo de luz del platillo volante, y el otro fue sanado de todos sus problemas de salud. Definitivamente, en sus cabezas fue espectacular.

VER MÁS: ¡Graban a un gato fantasma!

Publicidad