Flooxer Now » Noticias

@NORCOREANO

Vietnam 2.0, Talibán 2.0

Norcoreano habla sobre la situación en Afganistán y la toma del poder por parte de los talibán.

Un combatiente talibán monta guardia en un puesto de control en la ciudad de Kandahar

EFE Un combatiente talibán monta guardia en un puesto de control en la ciudad de Kandahar

Publicidad

Joe Biden ‘El abuelo’, ha cometido uno de los mayores errores de la historia de EE.UU. abandonando una guerra que ha costado 300 millones de dólares diarios (dos Mbappés al día) durante 20 años y dejando Afganistán en manos de los taliban, guerrilleros pastunes del sur del país de ideología más bien conservadora, de centro derecha al menos.

La formación del nuevo Emirato es probablemente el mayor ridículo de Estados Unidos desde la guerra de Vietnam, por lo que, indirectamente, también es una victoria para Corea del Norte, enemigo natural de los estadounidenses. Pero también un desafío para mí, porque hay que reconocer que los talibanes son buenos prohibiendo cosas.

Tienen talento para la censura. En unos días van a prohibir las mujeres, los homosexuales, los extranjeros, la música, el hidrógeno, el oxígeno y, en general, cualquier cosa que no sea un hombre cishetero que defienda a Dios con una AK-47 en la mano y se sienta sexualmente atraído por una cabra.

Eso si aceptamos el tópico, porque hay quien dice que estos Taliban 2.0 son distintos a los Taliban 1.0, vienen más moderados y habría que darles una oportunidad para ver si contienen sus ganas de ahorcar un gay en la plaza del pueblo o de estrellar un avión en un rascacielos.

De hecho, uno de sus portavoces ha leído un comunicado anunciando que van a respetar los derechos de la gente, pero no termino yo de imaginármelos hablando en lenguaje inclusivo de los derechos de les persones no binaries.

Por lo pronto sólo llegan imágenes de taliban (talibán ya es una palabra plural) haciendo cosas cuquis. Talibán en los coches de choque, talibán en las camas elásticas, talibán comiendo cucurichos de vainilla. Yo lo tengo claro: nunca te fíes de alguien que no come jamón por norma.

Publicidad