Flooxer Now » Noticias

@BECARIA_

Womansplainers: mujeres que te explican cosas

Jefas, expertas en dietas, expertas en terapias y hasta gente que te envía tus propios artículos.

Mujer desesperada

Pixabay Mujer desesperada

Publicidad

Las mujeres que te explican la vida sin pedírselo son una plaga que siempre estuvo ahí. En los últimos años se ha utilizado mucho el término "mansplainers", que hace referencia a los hombres que te explican cosas en todo lugar, en todo momento y en toda circunstancia con paternalismo y condescendencia, con la superioridad sexual que la naturaleza les ha dotado por nacer biológicamente con atributos masculinos, lo que viene siendo un colgajo y un par de pelotas, y sus caracteres personales atribuidos. Una womansplainer es una mujer que lo hace porque sí, porque es mayor que tú, porque cree haber vivido más que tú, porque es una autoridad en el tema —o eso cree— y punto.

Al igual que los hombres, las womansplainers te explican cosas que ya sabes, cosas que quizás hayas dicho tú antes, y también cosas inventadas. Pero la diferencia importante es que no es por supremacía sexual, sino porque son unas petardas.

Jefas inútiles hasta las trancas

Pasa mucho en el mundo laboral. Coincide que te contratan en una empresa gestionada por una mujer y automáticamente piensas que qué bien, que por fin hay una mujer al mando, y resulta que es el mismo perro con diferente collar, un Manolo o un José Luis con tacones y falda comportándose como un dictador con voz aflautada. Te explica cosas básicas, absurdas y banales que controlas de sobra, pero encima, te las explica mal. Se cree una autoridad por lo que pone en el organigrama de la empresa, pero es una inútil que descubrió WeTransfer de casualidad y lo utiliza para enviar archivos de 1 MB, pues se debe pensar que así el Pentágono no rastrea los documentos confidenciales de su chiringuito irrelevante. Te lo explica todo, pero no tiene ni idea de nada.

Expertas en dietas y nutrición

Cuando tienes una intolerancia alimentaria de algún tipo, siempre aparece la womansplainer de los garbanzos, el gluten o el azúcar. Acabas de salir del médico especialista de lo que sea que tengas, y ya está ella para contradecir todo lo que te han dicho unas personas que estudiaron medicina porque leyó en un grupo de Telegram o vio en un canal de YouTube que la celiaquía se cura con unas pastillas de jengibre y haciendo reiki, o que la Coca Cola Zero tiene azúcar. Ni idea de alimentación, pero experta en comerse todos los bulos. Vive en un estreñimiento emocional.

Te envían artículos que has escrito tú

Para demostrarte que saben más que nadie, las womansplainers te contradicen enviándote artículos que has escrito tú sin saber que son tuyos. Da igual el tema. Estas señoras lo entienden o lo interpretan todo al revés, solo necesitan sentirse la autoridad indiscutible y tener la última palabra en que, por ejemplo, hablando de nuevas masculinidades, hay mucho hombre moderno encerrado en el cuerpo de un dinosaurio que disfruta en silencio del sexo anal, pero en sociedad dice eso de "por el culo ni el pelito de una gamba". Pero, al final, Doña Loles, ¿en qué quedamos? ¿Nuevas

masculinidades o los machistas de siempre manipulándose en secreto la próstata? Solo ella lo sabrá.

"Tú hazme caso que yo entiendo"

Da igual que tengas una lesión diagnosticada, la womansplainer siempre va a tener una terapia y a un curandero de cabecera para recomendarte. ¿Que tienes estrés porque te explotan en el trabajo? Ella te dirá que te apuntes a yoga, "que es muy bueno y relaja mucho", que ni te lo pienses. Y para tu alergia crónica al polen, a los ácaros, al moho y a la humedad, sabrá decirte qué plantas comprar en el herbolario para que te cures, que el médico alergólogo está compinchado con las farmacéuticas y la OMS, y solo quiere que te gastes el dinero en pastillas experimentales con efectos a largo plazo que desconocemos. Dentro del cuerpo de toda womansplainer, suele haber una magufa en potencia, y a veces también, una buena bruja, que no es lo mismo que una bruja buena. Vigilad con estas malvadas pécoras.

Publicidad