Sales a la calle y está todo plagado de patinetes eléctricos y, claro, tú, que has quedado con tus colegas y has salido tarde de casa, te planteas si pillar uno de ellos para llegar antes a tu destino. Pero, ¿cuáles son los pros y los contras que debes tener en cuenta antes de darle a la moda patinetera? Aquí tienes la lista.

PROS:

-Ahorrarás tiempo

Esta es la mejor de todas. Donde andando tardarías diez minutos, en patinete tardas menos de cinco. ¡Está comprobado! Como la velocidad la controlas tú, puedes manejar a tu gusto el patín para que se adapte a tus necesidades. ¡Se acabó lo de llegar el último del grupo!

-Te irá dando el fresquito

Ahora que estamos en los meses de calor, subirte a un patinete eléctrico y que te dé el airecito en todo el cuerpo incluida la nuca es un plus, no lo podemos negar. Si andando llegarías sudado, en patinete llegas antes, y con la colonia intacta.

-Puedes ir acompañado

En un patinete caben dos, ¡y eso mola mucho! No tienes por qué ir solo a ningún sitio, puedes subir a cualquier colega contigo: uno conduce y el otro va de paquete. Como si fuese una moto pero sin necesidad de carnet. Cuidadín, eso sí, que no lleva airbag.

-Lo puedes dejar en cualquier lugar

Una vez que llegues a tu destino, no tienes que ponerte a buscar un hueco de aparcamiento como si fuera un coche. Si es de alquiler debe ser dentro de los límites que pone la app, puedes dejarlo aparcado en cualquier lugar. Eso sí, ten en cuenta las normas de convivencia y no lo dejes en medio de las aceras, porque cuando vas andando tampoco te gusta encontrarte un patinete que no te deje paso, ¿o no? En caso de que sea tuyo, tampoco es tan voluminoso como una bici, y los hay que tienen su propia funda portátil.

CONTRAS:

-Protege tu cuerpo

Ten especial cuidado con esto. Si sufres un accidente en patinete, lo que caerá al suelo es tu cuerpo, y sinceramente el suelo quema la piel con una facilidad terrible. Intenta ir protegido con ropa larga al menos.

-Puedes llegar a tener problemas serios

Si tienes un accidente y tú tienes la culpa, ándate con ojo, porque puedes llegar a tener problemas legales. Esto incluye atropellar a un transeúnte o propiciar un accidente de tráfico. En este sentido la cosa se pone bastante chunga, así que se imponga el sentido común y el respeto a los demás a la hora de conducir.

-Si te pasas, te puede caer multa

Ojo, porque un pequeño descuidito con el patinete como dejarlo fuera de la zona en la que debe ser aparcado, es penalizado con multa. Vamos, que la bromita puede desplumarte en un momento. Ándate con ojo de no salirte de los barrios en los que se puede utilizar y en las vías donde está permitida su circulación si no quieres que tu cartera se vacíe tan rápido como la velocidad del patinete. Todo esto es válido para los patinetes de alquiler y los de uso privado.

-No los hay en todos los lugares

La pena es que aunque seguro que se van generalizando, aun no están presentes en todas las ciudades y todos los barrios. Si este es tu caso, que no cunda el pánico, poco a poco aparecerán los de alquiler. Y si no siempre puedes optar por comprarte uno propio ;)