Flooxer Now » Para ti

RED FLAG

5 signos de que te estás pasando con tu crush

Si estás planificando el día de vuestra boda y os acabáis de conocer, echa el freno. Hay síntomas inequívocos de que te estás precipitando y conocerlos es clave.

Cada cosa a su tiempo, mejor no agobies

Cada cosa a su tiempo, mejor no agobies Canvas

Publicidad

Pillarse por alguien puede ser un verdadero campo de minas. Desde que sentimos la primera chispa hasta que confirmamos que es un verdadero fuego, el proceso puede convertirse en una escalada completamente vertical. Si quieres saber cómo darte cuenta de que te estás pasando con tu crush, préstale atención a estas señales.

Le ríes las gracias por todo (aunque no tengan ninguna)

No todo vale. Tu media naranja tendrá sus momentos, eso seguro, pero no todas sus frases lo coronan como el rey o la reina de la comedia. La insinuación y el jugueteo siempre proceden, pero ya sabemos que fingir mola más bien poco. No te fuerces y evita los momentos incómodos.

Pones sus intereses por delante de los tuyos (y los de tus amistades)

La experiencia es sabia y nos susurra al oído que lo de ser egoístas es más útil de lo que creemos. Egoísta con tus preferencias y con las de tus amistades, eso siempre. En el sutil arte del amor a veces la indiferencia es mejor que cualquier derroche de afecto desbocado.

Si estás interesado en tu crush, házselo saber como prefieras, pero no le digas a todo que sí. Deja que la magia surja únicamente con los planes que te motiven y propón los tuyos aunque creas que no puedan gustar.

Te disculpas por absolutamente todo (y aquí no hay culpables)

La culpa es más peligrosa que las copas de más. Al hilo de lo anterior, pedir perdón por tus errores no evitará que los vayas a cometer. Somos imperfectos y con esos detalles acabarás encandilando a quien te propongas. No le tengas miedo a la equivocación porque el más exigente contigo sueles ser tú mismo.

No compartís hobbies pero mientes (y la has liado pero bien)

Si ya lo has hecho no hace falta que te entierres a tres metros bajo el suelo. Esto no es una película romántica y siempre estarás a tiempo de sincerarte. Tus pasiones y las de tu crush pueden correr por ríos distintos y no por ello lo vuestro será un desastre.

Estás siendo paternalista (y eso no mola nada)

Tu crush sabe lo que hace y tú no deberías pasarte dando clases. Esa actitud en la que empiezas a corregir o a dar rienda suelta a tu erudición es una alerta roja de manual. No quieras saber más que la persona que te hace tilín ni intentes quedar siempre por encima. Para todo en la vida: los consejos mejor darlos solo si te los piden.

Publicidad