Flooxer Now » Para ti

DON'T DO IT

Calzoncillos bajo el bañador: 10 razones por las que es una malísima idea

Desaconsejado por estudios, urólogos y expertos en buen gusto, hay razones de peso para no hacerlo. Una breve encuesta en la redacción nos ha dejado una frase para el recuerdo: "si la nutria sale a ver el sol, a apechugar".

No saben la que se les viene

Rawpic / Freepik No saben la que se les viene

Publicidad

La raza humana es capaz de lo mejor y de lo peor. Hemos sido capaces de encontrar una vacuna para el coronavirus en tiempo récord o mandar sondas espaciales fuera del sistema solar, pero muchos miembros de nuestra especie utilizan calcetines con chanclas. Una moda incomprensible aunque inofensiva al lado de otro atentado estético: calzoncillos y bañadores.

Hemos intentado encontrar algún punto positivo en el cuestionable estilismo veraniego, pero solo nos han salido pegas. Esta es una selección:

Es ridículo

Admitámoslo: la rejilla interior sujeta perfectamente y tampoco llevas ahí abajo unas bolas de petanca. No pongas como excusa eso de que te 'bailan', porque el peso estimado de unos testículos sanos ronda los 250 o 300 gramos, según un estudio de la Universidad de Touluse.

Infertilidad

Tú ríete, pero el mismo estudio que mencionábamos antes demuestra que una prenda que ajuste en exceso y que además conserve un elevado grado de humedad aumenta las posibilidades de tener problemas en ese ámbito. ¿Te la juegas?

¿Evita las erecciones?

Como adelantábamos en la entradilla, una muy breve y pequeña encuesta entre colegas nos ha dejado una poética reflexión, más clara que el agua: "si la nutria sale a ver el sol, a apechugar". No vayas a la playa con ideas raras, anda. Ah, y el poeta en cuestión prefiere el anonimato.

Es incómodo

¿Llevarías dos camisas, dos pares de calcetines o dos prendas que cumplieran la misma función? Pues eso: los bañadores, desde hace varias décadas, están diseñados para funcionar bien por sí solos. Con lo que tarda en secarse el algodón (y los sospechosos ruidillos que causa al sentarse), no nos podemos creer que vayas bien con eso mojado.

¿Como pez en el agua?

A diferencia de los tejidos 'acuáticos', el que los calzoncillos absorban la humedad hace que la zona más delicada de tu cuerpo lleve un peso extra. Por no hablar de consideraciones de física elemental: tirándote de cabeza se te pueden quedar descolgados involuntariamente, convirtiendo un chapuzón en un inesperado nudismo.

Fake surfer

Si alguien te ha dicho que es así como lo llevan los surferos, que sepas que es trola. Pregúntale a cualquiera que lo practique y descubrirás que la ropa destinada a ese deporte no lleva ni braguero, para evitar rozaduras. "Look surfero sin pillar olas", que dice el aficionado Santi Ruiz.

Paraíso de infecciones

Imagínate que tienes una herida minúscula y que ni te has visto. No hay nada peor, a la hora de que se cure, que tenerla constantemente en remojo, por no mencionar que los hongos y organismos similares son huéspedes de lo más incómodo.

Arena en donde no quieres

Si ya cuesta quitarse la arena en un tejido 'water-friendly', te puedes imaginar cómo será repetir ese proceso sobre ropa interior. Big NO.

BONUS: una posible solución

Se nos ocurre una opción que dentro de la indignidad de llevar dos prendas puede tener más sentido: usar un bañador pequeño (conocidos como 'turbotangas' en algunos círculos) debajo del bañador 'normal'. Algo rollo como los que usan los nadadores profesionales, pero la efectividad de llevar dos bañadores reduce a la mitad su eficacia en el secado. Siempre será mejor que un maldito calzoncillo.

Publicidad