Flooxer Now » Para ti

TIPS ESTUDIANTILES

Los mejores consejos para hacer un TFG o TFM de 10: el hilo de Twitter definitivo

¿Necesitas saber cómo investigar, organizar, escribir o maquetar tu TFG o TFM? Esta es la guía de tips perfecta para realizar un buen trabajo.

Los mejores consejos para hacer un TFG

Los mejores consejos para hacer un TFG Pixabay

Publicidad

El curso ha pasado volando, y cada vez se acercan más las fechas de entrega de los Trabajos de Fin de Grado o de Máster. Lo más seguro es que ya hayas avanzado bastante con el tuyo, pero es normal que surjan algunas dudas durante el camino que tu tutor no pueda contestar de forma precisa. Sabemos que tienes los conocimientos, pero ha llegado el momento de plasmarlos todos de la forma más concisa y eficaz posible. Para ello, hemos hecho un repaso a los consejos de este hilo de Twitter, que se ha dedicado a recopilar algunos de los tips más valiosos para la redacción de un TFG o TFM.

Un aspecto clave y que hunde la mayoría de TFG y TFM es la redacción. A no ser que seas una persona experta en letras con una capacidad increíble para escribir, es mejor que trates de plasmar tus ideas de la forma más sencilla posible. Deja que otras personas que no saben del tema lean tu texto, para ver si estás explicando las cosas de la forma apropiada. Ayúdate de correctores, y pide a tu compi con ortografía perfecta que te eche un cable, si es necesario. ¡Puede que dé corte, pero es mejor pasar un poco de vergüenza que suspender por una mala ortografía!

En segundo lugar, tenemos que mencionar esa temida palabra: fuentes. Cualquier cosa sirve como fuente y, al mismo tiempo, casi ninguna es realmente efectiva en el contexto en el que la necesitas. Todavía hay tiempo, así que dedica unas semanas a buscar referentes que estén alineados con el tema de tu trabajo. ¡Pero eso sí, dedicar tiempo a buscar fuentes no es sinónimo de vaguear! Esta es una tarea ardua que requerirá de mucho tiempo y concentración, pero que acortará enormemente el tiempo que tardarás en desarrollar el proyecto. ¡Con unas buenas fuentes bien hiladas, la mitad del trabajo estará hecho!

Por último, reflexiona sobre cuál puede ser la forma de pasar por este proceso de la forma más amena posible. Son muchos los estudiantes que enfocan su TFG o TFM como si fuese a ser el trabajo de su vida o fuese a abrirles una gran cantidad de puertas, pero la mayoría de las veces no es así. Enfócalo de la manera más sencilla que puedas, y escoge un tema del que sepas que va a haber fuentes en abundancia. ¡Ya harás los descubrimientos revolucionarios cuando no haya evaluaciones académicas de por medio!

Publicidad