MECANISMO DE DEFENSA

¿Te muerdes constantemente la piel de los labios o los dedos? Podrías sufrir dermatofagia

Esta mala costumbre es muy habitual en muchas personas, y puede revelar que se está pasando por un periodo de ansiedad fuerte, o incluso que se tiene un TOC.

Mujer con los labios mordidos.

Mujer con los labios mordidos. Pixabay

Publicidad

Nadie tiene una relación perfecta con su cuerpo, y son muchas las personas que, a pesar de ser conscientes de que lo que están haciendo les está haciendo daño, lo hacen igualmente. Comer comida basura o fumar pueden ser dos de los ejemplos más evidentes, pero hay pequeñas costumbres menos perceptibles que también pueden tener una gran influencia en nuestro estado de salud. Hoy hablamos de la dermatofagia, o el hábito de morder trozos de nuestra piel, ya sea de las manos, los labios o el interior de nuestra boca.

Aunque hay casos más graves que otros, esta costumbre de morder la propia piel siempre puede tener efectos negativos, ya que se están provocando lesiones constantes en una zona muy específica de nuestro cuerpo. Las infecciones son muy habituales entre las personas que se muerden las manos o la boca, ya que son dos áreas del cuerpo muy expuestas a agentes patógenos externos. Aunque la mayor parte de estas infecciones se curan sin necesidad de tratamiento, hay algunas que se pueden complicar hasta provocar consecuencias graves en la salud de las personas.

Pero, ¿cuál es el origen de este comportamiento? Aunque hay especialistas que relacionan la dermatofagia con los Trastornos Obsesivos Compulsivos (TOC), la mayoría de las personas que se muerden la piel de las manos y de los labios lo hacen como mecanismo de defensa durante episodios de ansiedad o estrés elevados. El cerebro asocia esta forma de morder a un estado de bienestar, tranquilidad y control, y recurre a ella cuando necesita calma.

Por supuesto, se trata solamente de un engaño temporal, por lo que lo adecuado es recibir un tratamiento psicológico que ayude a encontrar las causas de estos niveles de ansiedad o de estrés tan elevados, con el objetivo de aplicar técnicas de control que no sean dañinas, como sí lo es la dermatofagia. ¡Si alguna de estas costumbres forma parte de tu día a día, es importante trabajar para hacerlas desaparecer!

Antena 3 » Para ti

Publicidad