Flooxer Now » Para ti

TODO O NADA

¿Te obsesionas con algo para luego olvidarte por completo de ello? Puede que tengas hiperfijación, y estas son sus causas

Hay personas a las que les da muy fuerte por algo durante un tiempo, y que luego pierden el interés por completo. A eso se le llama hiperfijación, y tiene orígenes muy concretos.

Chico mirando el portátil en una cafetería

Chico mirando el portátil en una cafetería Gtres

Publicidad

Todos tenemos alguna afición que nos atrae mucho: ya sea algún deporte, una actividad creativa o tener una intensa vida social, cada persona disfruta de unas cosas concretas. Pero hay quienes no disfrutan de esas aficiones de forma constante, sino que van saltando de unas pasiones a otras cada vez que se aburren de aquello que antes los volvía locos. O eso, o tienen una serie de cosas que les gustan muy limitada, pero que disfrutan con mucha intensidad. En ambos casos se puede hablar de hiperfijación, un curioso fenómeno que es especialmente predominante en personas con ciertos trastornos.

El autismo y el TDAH están muy relacionados con la hiperfijación, ya que estos temas que generan 'obsesión' son una forma de descanso mental que permite concentrarse en una sola actividad durante largos periodos de tiempo, sin que los estímulos del entorno intervengan. También es habitual en las personas que sufren ansiedad o depresión, ya que estas pasiones las ayudan a distraerse y evadirse de sus problemas.

En principio, la hiperfijación no tiene nada de tóxica, mientras no afecte al día a día de las personas que la padecen. Cuando el ciclo de interés por un tema se acorta mucho, se corre el riesgo de caer con más facilidad en episodios depresivos, ya que estas personas sienten que no hay nada que las haga sentir realmente plenas y satisfechas; sienten que no disfrutan de nada.

Es por eso que es importante trabajar en encontrar aficiones más largoplacistas o que requieran de una inversión de tiempo notable: por ejemplo, aprender a tocar un instrumento, hablar un nuevo idioma o mejorar en algún deporte en concreto. Por supuesto, la asistencia psicológica profesional es también muy recomendable, ya que así podrá hallarse el origen de esta hiperfijación. ¡Es importante trabajar la raíz del problema, más que sus consecuencias superficiales!

Publicidad