Flooxer Now » Para ti

DILEMA OBSERVACIONAL

Por qué somos más guapos en el espejo que en las fotos: la explicación científica

Nos vemos divinos frente al espejo, pero nos horroriza nuestra apariencia en las fotos. Esta es la causa de la diferencia en la percepción de nuestro rostro en unos y otros momentos.

Una chica haciéndose un selfie.

Una chica haciéndose un selfie. Pixabay

Publicidad

La autoestima puede ser muy traicionera, y son muchas las personas que odian la imagen que ven de sí mismas cuando se hacen un selfie o les hacen una fotografía. Desde que se popularizase el uso de la redes sociales, cada vez son más los que tienen problemas de autoestima por la decepción que sienten al verse en fotos, en comparación a cómo se ven en el espejo. Hoy traemos la explicación científica detrás de este curioso fenómeno de la autopercepción.

Las fotos son capturas en dos dimensiones de nuestra imagen; el reflejo, en cambio, es una muestra en 3D y en movimiento de lo que somos. Solo esta diferencia es suficiente para que la apariencia de alguien sea totalmente distinta. Pero hay un factor más que entra en juego, que es la corrección de los rasgos que hacemos de forma inconsciente cuando nos miramos al espejo.

Es probable que, en alguna ocasión, te haya parecido divertida la forma en la que uno de tus amigos o amigas gesticula cuando se mira en un espejo: entrecerrar los ojos, recolocar las cejas o fruncir los labios son actos reflejos de lo más habituales, como si se tratase de un 'Photoshop biológico' aplicado por nuestro cerebro al ver el propio rostro.

Entre los gestos que hacemos al mirarnos en el espejo y las enormes diferencias entre una fotografía y una visualización en movimiento y tres dimensiones, es normal que no te sientas identificado con lo que ves en tus selfies o fotografías. Para mejorar la relación que tenemos con nuestra propia imagen, es buena idea grabarse en vídeo o hacerse muchas fotos, para acostumbrarnos a las miles de formas y ángulos en los que nos ven los demás. ¡Pero lo más importante es ser consciente de que la apariencia no lo es todo, y que uno nunca debe obsesionarse con ella!

Publicidad