Flooxer Now » Para ti

CONTROLA LA ANSIEDAD

Respiración cuadrada: El método que reduce en segundos la ansiedad

Se trata de una técnica de respiración sencilla pero muy efectiva que te ayudará a despejar la mente y a controlar el estrés. A continuación te contamos cómo se hace.

Publicidad

La rutina diaria puede llegar a ser muy estresante. Estudios, proyectos, compromisos… y en ocasiones podemos sentir que la presión nos supera, sobre todo, para aquellas personas que sufren ansiedad. Cualquier razón puede ser el origen de este trastorno, que a menudo se manifiesta con sentimientos de nerviosismo, palpitaciones y sensación de peligro inminente. Afortunadamente, existen varias técnicas de respiración que nos pueden ayudar a apaciguar esos síntomas, y una vez se dominen, podremos controlar los episodios.

¿Qué es la respiración en cuadrado?

La respiración cuadrada es una técnica de relajación. A base de inspiraciones profundas y exhalaciones lentas siguiendo un ritmo determinado, se consigue restaurar la calma en el cuerpo y aumentar la concentración.

Es una técnica beneficiosa para todo el mundo, sobre todo para aquellos que busquen meditar, o disminuir la ansiedad. Cuando nos sentimos estresados, la frecuencia y el patrón respiratorio cambian de un momento a otro como respuesta de lucha o huida. Para relajar la mente y retomar el control de nuestro cuerpo, una de las mejores herramientas de las que disponemos es la respiración.

¿Cómo se hace?

El método es muy simple, de hecho, esta es una de sus grandes ventajas, que se puede practicar en cualquier sitio y sus efectos son inmediatos.

Lo primero que debes hacer es sentarte bien recto en una silla donde te encuentres cómodo. Asegúrate de tener los pies apoyados sobre el suelo. Un ambiente tranquilo lo hará todo más fácil.

Una vez colocado, cierra los ojos e inhala por la nariz lentamente mientras cuentas hasta cuatro. Seguidamente, mantén la respiración otros cuatro segundos. No aprietes la nariz o la boca. Exhala lentamente contando de nuevo hasta cuatro y vuelve a empezar.

Si repites estos pasos tres veces, el nerviosismo habrá desaparecido y la mente se sentirá relajada. En caso de que te parezca difícil inhalar y exhalar durante cuatro segundos, se recomienda empezar por tres hasta dominar la técnica de respiración.

Seguro que te interesa...

Ruido blanco: el truco para no estresarse con los exámenes y sacar mejores notas

Publicidad