Flooxer Now » Para ti

DOUBLE STANDARDS

¿La ropa deportiva de mujer es machista? Un hilo viral de Twitter abre un intenso debate sobre el tema

'Push-up', 'reductor', 'moldeador'... Son etiquetas de lo más habituales en la ropa deportiva femenina. ¿Acaso hay algo mal en el cuerpo de las mujeres? Twitter discute al respecto.

Una joven haciendo estiramientos.

Una joven haciendo estiramientos. Pixabay

Publicidad

No es ninguna sorpresa para nadie que los cuerpos de las mujeres sean constantemente analizados y criticados, con el objetivo de que su autoestima esté siempre lo más baja posible. Las empresas capitalizan esta falta de seguridad de las mujeres con todo tipo de productos que prometen acercar a la mujer al ideal de belleza inalcanzable que le impone su entorno. Incluso en un lugar en el que debería prevalecer la comodidad y la eficiencia, como es el gimnasio, y el deporte en general, se ofrecen productos que 'remodelan' o 'comprimen' el cuerpo de las mujeres para eliminar sus 'defectos'. Los hombres, en cambio, no tienen este tipo de productos tan a mano en las tiendas de deporte. ¿Es esta una idea machista o tiene una explicación coherente? Twitter ha debatido enormemente sobre ello.

Tras la idea que señalaba la autora de este hilo de Twitter viral, han sido muchas las personas que han querido señalar que esta compresión y remodelación de los cuerpos de las mujeres tiene como función aumentar la eficiencia a la hora de hacer deporte, y que no tiene solo un objetivo estético. Ante este argumento, también han sido muchos los que han respondido que un efecto ‘push-up’ difícilmente podría tener algún beneficio deportivo para las mujeres.

Si un producto domina en el mercado, es, probablemente, porque es el más demandado. Pero es importante analizar el origen de esa demanda: ¿por qué una mujer escoge comprar unas mallas push-up que moldean su cuerpo antes que un chándal normal? Las expectativas que existen para la apariencia de las mujeres son elevadísimas, y no hacen más que entorpecer su camino hacia el éxito: se les impone gastar más tiempo y dinero que el resto en cuidar de su imagen, y esto las pone en desventaja. ¡Cada cual escoge lo que quiere hacer con su cuerpo y con su vida, pero es importante analizar de dónde provienen nuestros deseos e inseguridades!

Publicidad