Flooxer Now » Salseo

TIkTokers in love

Bryce Hall y Addison Rae se encaran a los paparazzi

La supuesta pareja de tiktokers quiere mantenerse lejos de los focos de la prensa, pero tienen demasiados seguidores para que sus movimientos pasen desapercibidos.

Bryce Hall y Addison Rae, en una foto de enero de 2020

Bryce Hall / Instagram Bryce Hall y Addison Rae, en una foto de enero de 2020

Publicidad

Los amores a los 20 años ahora se llaman "testing the waters", o sea "probando a ver qué pasa". Es lo que dice Bryce Hall cuando le preguntan por su relación con Addison Rae, una de las mayores estrellas de TikTok.

Se rumoreaba que ambos estaban saliendo desde hace muchos meses, algo que siempre han desmentido... hasta esta semana. Fue cuando Hall borró las especulaciones alrededor de su noviazgo, con las palabras que abren este artículo.

Se les ha visto juntos en unas cuantas ocasiones, alimentando el cuchicheo aunque sea de manera involuntaria, si bien hace unas horas han ido un paso más allá al enfrentarse con unos paparazzi.

Según unas imágenes filtradas por Celebrity Livin, los no-novios estaban de camino para un aperitivo en Beverly Hills cuando se cruzaron con emisarios de ese canal de YouTube. Es conocido por sus entrevistas a tiktokers y a influencers digitales.

 

Aunque parece claro que querían pasar desapercibidos, pronto se dieron cuenta de que tenían a un cámara detrás siguiendo sus pasos, y está claro que no les hizo mucha gracia.

"¿Cómo sabías que estábamos aquí?", le dice Hall al periodista tras descubrirle. Y a la explicación de que habían seguido el coche de Addison, él se muestra incrédulo. "Va a resultar que eres un detective, te lo juro".

"Ni siquiera lo publicamos en redes sociales, eso de que íbamos a venir aquí", dice todavía cabreado por la pillada. Y aunque le pregunta qué es lo que había grabado, acaba rindiéndose a su condición de famoso y se da media vuelta al restaurante.

Ya sabemos que están "probando a ver qué tal", pero mucho nos tememos -para desgracia suya- que van a tener que acostumbrarse al acoso de cierto sector de la prensa. Y más viviendo en Beverly Hills, el paraíso de los paparazzi.

Publicidad