Flooxer Now » Salseo

Hasta los huevos

Depilación de testículos: dónde y cómo hacerlo para que no duela nada

Cada vez más chicos deciden que el pene y los alrededores están mejor sin tanto vello, y si tú estás pensando en hacer lo mismo ahí van unos cuantos consejos.

Mejor sin pelos en el sótano

Pixabay Mejor sin pelos en el sótano

Publicidad

No hace falta que te expliquemos lo que significan las expresiones "estar hasta los huevos" o "por los pelos", pero si mezclamos ambas en un "estar hasta los huevos por los pelos" tenemos un fenómeno que se está dando mucho entre los varones en los últimos tiempos.

La depilación genital es una práctica muy extendida en la actualidad, y hay motivos de sobra para hacerlo si quieres dar el paso. Sin embargo, por la naturaleza delicadísima de la piel en esa zona, hay gente que no se atreve ni a imaginarse esa zona 'pelos-free'.

 

Pero hay muchas ventajas y unas pocas maneras de hacerlo. La más casera es el kit formado por una maquinilla eléctrica, un espejo de mano, una palangana y, recomendablemente, un recipiente grande con agua fría cerca. Ni que decir tiene que la intimidad es importante, porque la pose para hacerlo es un poco embarazosa.

A manubrio

Con el equipamiento antes descrito, y por muy gore que suene, lo suyo es introducir los elementos colgantes en agua fría. A menos que seas insensible a las bajas temperaturas, la contracción de los testículos favorecerá el resto del proceso, que básicamente consiste en rasurar con mucho cuidado los pelillos de la zona.

¿Se puede hacer con maquinilla? Sí, se puede, pero no todo el mundo está dispuesto a semejante valentía. Imagínate en urgencias con un corte en esa zona... ufff, o mejor no lo intentes y eso que te ahorras. Ah, la palangana es para recoger el vello cortado, of course.

 

Con cera

Vamos a detenernos muy poco en esta práctica porque corre el rumor de que se trata de una tortura ideada por la CIA durante la Guerra Fría. Es aplicar una cera caliente sobre la zona elegida, para luego de golpe arrancar los folículos de raíz.

Podríamos recomendarlo en caso de que fuera una solución definitiva, pero mucho nos tememos que no es así. Repetimos: hay otras formas y esta es nuestra menos favorita. De hecho, parece raro que no sea una práctica prohibida por los derechos humanos.

 

Crema depilatoria

Es supuestamente la forma que menos duele y que es más higiénica, pero como contrapunto nos consta que pueden haber alergias o irritación, así que tampoco te fíes 100% por mucho que DJ Mario o Alexby hayan dado el paso con una conocida marca.

Lo suyo es escoger una crema para pieles muy sensibles. De hecho, en la sección de chicas encontrarás más variedad de tratamientos. El funcionamiento siempre es el mismo: echas el producto en la zona deseada, dejas que actúe el tiempo recomendado y lo retiras. Hay veces que se puede hacer simplemente tirando, otras necesitarás una espátula (de la cocina no, guarro, de las que vienen con la crema).

Bonus: después de la batalla

Sea cual sea el método elegido, lo suyo es que tras haber realizado la operación con éxito te des un buen baño o en su defecto una ducha. Ahora sí agua calentita para que haya contraste y tómate tu tiempo para liberar la tensión que te produjo el delicado proceso.

Por resumir: tener el sótano sin pelos es algo tedioso pero merece la pena, y por comodidad a medio plazo es mejor lucir unos genitales cuidados. Olé tus huevos.

Publicidad