Vivimos en un mundo en constante evolución: del DVD pasamos al Blu Ray, del Blu Ray al streaming y de los SMS al WhatsApp. La tecnología se ha ido adaptando no solo a los últimos avances sino también a nuestra manera de comportarnos, y el lenguaje se ha ido acomodando a estos cambios. Hace unos años nadie sabía lo que era un crush o el edredoning, y eso de ligar por sitios de buscar pareja era de raritos. Ahora los raritos son los que no tienen una app en su móvil para conocer gente.

Con estos sistemas de ligoteo también han aparecido términos que describen las actitudes de ciertas personas ante situaciones muy específicas. Hace no mucho hablábamos del ghosting, eso de desaparecer sin dejar rastro mientras tienes una relación, y lo que vamos a explicarte hoy podría tratarse de su segunda parte.

Es el prowling, una actitud todavía más detestable (para algunos) que el ghosting. Si con este último lo que haces es cesar todo contacto real y virtual con una persona que en principio te gustaba, los prowlers tienen una característica común: reaparecen cuando menos te lo esperan. O sea, primero desaparecen y de repente, un tiempo después, salen de la nada con un mensajito.

Si se esconden, algo ocultan | PxHere

Las razones para el ghosting son tan variadas como el número de personas que lo practican, pero lo que se esconde detrás de un prowler es siempre lo mismo: encender una vieja llama. El mecanismo también suele ser común, con un whatsapp a horas intempestivas donde un exnovio, exrollo o examigo con derecho a roce te pregunta qué tal estás.

Tu estado le da igual, hazme caso. Prowling viene del verbo inglés prowl, es decir, merodear o acechar. ¿Lo que hacen las leonas con los antílopes o tu gato con el ratón de peluche que tiene? Pues eso, solo que tú eres la presa. Por suerte no estás tan desvalido como un juguete y sabes de qué va la cosa, por lo que el prowling entre humanos rara vez tiene éxito.

Por mucho que te tiente, es mejor saber decir "No" | PxHere

Todo el mundo sabe que segundas partes no son buenas, y sin embargo, hay excepciones como Harry Potter y la Cámara Secreta, El Caballero Oscuro o incluso la tercera entrega de High School Musical (mucho mejor que la 2, ¡dónde va a parar!). De ti depende si quieres atreverte a un ghosting más o hay algo bueno de aquella persona que te rehuyó sin contemplaciones. Si me preguntas opinión, creo que lo suyo es que te busques una peli nueva en vez de continuar una que tuvo final agridulce.