A pesar de que el término se ha acuñado hace relativamente poco, el ‘pocketing’ lleva produciéndose casi desde que las relaciones existen.

Aclaremos antes de nada que por ‘relaciones’ nos referimos a cualquier tipo de relación afectivo-sexual que pueda producirse, aunque el ‘pocketing’ suele asociarse más a relaciones de parejas establecidas dentro de la monogamia. Vamos, a los novios formales de toda la vida.

¿Por qué decimos esto? Pues porque el ‘pocketing’ es una práctica que tiene lugar cuando la cosa se empieza a poner “seria”.

Estás conociendo a una persona y, si la cosa va bien encaminada, lo normal es que empieces a incluirla dentro de tu núcleo social (amigos, familia, compañeros de trabajo…), o no. Porque en esto consiste el ‘pocketing’, en ocultar a esa persona especial dentro de tu bolsillo, es decir, que de puertas para fuera esa persona no exista en tu vida: no la llevas a los cumpleaños de tus amigos ni a las comidas familiares, ni siquiera la mencionas cuando hablas con los compañeros de trabajo.

El ‘pocketing’ puede suponer una auténtica rayada para la otra parte de la pareja. Porque si, en teoría, las cosas van bien ¿qué sentido tiene ocultar que estás saliendo con alguien?

Como ya hemos dicho en otras ocasiones, cada persona es un mundo y cada relación de pareja tiene sus cosas. A pesar de que no presentar en un momento a tu pareja pueda ser frustrante para esa persona, también hay que pensar en los motivos por los que se la quiere mantener alejada de la familia o los amigos.

Puede deberse a varios factores. El primero es que si desconfías de las intenciones de tu pareja puede ser que esté cucaracheando y evitando que te conozcan porque en realidad está llevando una doble vida.

Pero teorías conspirativas aparte, lo más lógico es que, si estás sufriendo ‘pocketing’, tu pareja tenga algunos miedos e inseguridades que lleve a cuestas de experiencias anteriores y que piense que de esa forma está protegiendo la relación.

Si te encuentras en esta situación, lo mejor es que hables con tu pareja (de buenas) para que te intente explicar lo motivos por los que no quiere que vuestra relación se dé a conocer de momento o si tiene intenciones de hacerlo público alguna vez.