Hola, amiguis que acudís al crushcionario con la intención de descifrar esos términos que revolotean alrededor de las relaciones y el salseo como las mariposas en nuestro estómago cuando estamos enamorados.

En la entrega de hoy ¡volvemos a los animalitos! Más bien a unos insectos considerados como desagradables por la gran mayoría, lo que ya nos puede ir dando una pequeña pista de su significado. Hablamos del ‘Roaching’.

‘Roach’ significa cucaracha en inglés. ¿Y qué puede ser algo tan feo como para que se le denomine hacer la cucaracha o cucarachear? Pues a algo tan viejo (y desagradable) como llevar una doble vida, poner los cuernos, engañar… hay muchas formas para llamarlo pero la clave está en la intención con la que se hace.

Porque dejemos una cosa clara: el ‘roaching’ no tiene nada que ver con el poliamor sino que consiste en estar saliendo con varias personas a la vez (en relaciones supuestamente de monogamia) y hacer tooodo lo posible para que ninguno de los implicados se entere de la vaina.

Un caso típico de ‘roaching’ es cuando piensas que tienes una relación formal y estable de pareja porque has dejado que la cosa fluya y todo indica que es así; descubres que se está viendo con otras personas al mismo tiempo, y la respuesta de la persona que cucarachea es la siguiente: “pensaba que estábamos en una relación abierta”, “no tenemos que ponernos límites”, etc.

Si sospechas de que tu pareja puede estar saliendo con alguien, mucho ojo, porque, al igual que pasa con las cucarachas, seguramente haya más correteando por lo desagües.

Salir con una persona requiere esfuerzo, trabajo, tiempo y, sobre todo, confianza. Cuando estás enamorado te entregas a la otra persona esperando que la intensidad de los sentimientos sea recíproca. Por eso, una solución para intentar prevenir que pasen este tipo de cosas es dejar establecidos desde el principio los términos y las condiciones de la relación.