Te lo preguntas mil veces al día, hay ocasiones en que cualquier gesto te sienta mal y a todo lo que sale por su boquita le ves un doble sentido: crees que te está poniendo los tochos por toda la jeta (bueno, más bien por toda la espalda) y no te estás empanando de nada. ¿Será una premonición y que tú cazas todo al vuelo? ¿O simplemente te estarás volviendo majareta sin ningún motivo? Sigue estos trucos y detecta a qué grupo perteneces.

1.- Cambio de rutinas. ¿Te has dado cuenta que las rutinas de siempre han cambiado? ¿Hay actividades que antes no hacía y, de repente se han vuelto imprescindibles en su día a día? Mmmm... podría ser una buena pista. También nos vale ir de compras cuando no suela hacerlo y cambiar de estilo de vestir. Este cambio repentino puede significar un factor nuevo en su vida que le haya hecho modificar en otros aspectos.

2.- El móvil. Este factor es clave. Si siempre que has llamado ha respondido a la primera y ahora no lo hace y, con los whatsapp pasa igual, es una señal regulera. También el hecho de no responder a algunas llamadas telefónicas delante de ti.... Si esto ocurre sólo un día, obviamente, no hay de qué preocuparse. Pero la repetición suele dar bastante evidencias de lo que está ocurriendo cuando no estáis juntos. Muchas personas optan por cotillear el móvil para salir de dudas, pero ya te advertimos que puede liarse una buena disputa en tu relación si lo haces y se entera. Y también que tengas cuidado, porque el que busca la verdad corre el riesgo de encontrarla...

3.- Las quedadas. Otro punto similar al anterior. ¿Has visto que se ha perdido proactividad por su parte? ¿Ya no te propone tantos planes y si propones tú hay bastantes veces que te da largas? Puede significar que tiene otros mejores.

4.- Los detalles. Los detalles son algo de lo más importante en lo que debes fijarte porque retratan a cualquier mentiroso o mentirosa, pero para darse cuenta hay que ser bastante avispado. ¿Su olor es el de siempre, o ha cambiado? Si le has hecho algún regalo que siempre llevase consigo, fíjate si sigue llevándolo (pulseras, amuletos, colgantes...) Y si le diste una foto tuya que siempre estaba en su cartera o en la carcasa del móvil y ya no la tiene, pregúntale discretamente.

5.- Nuevas personas. Fíjate en su vocabulario. Si dice expresiones que nunca ha utilizado como muletillas, puede ser que alguien nuevo se las esté pegando. Y si cita a personas que tú no sabías ni que existían, también. Abre bien las orejas.

Vale, si te sientes identificado con las cinco situaciones anteriores, puede que algo de razón puedas tener. Ojo, no te aseguramos nada, eso sólo puedes hacerlo tú. Así que el consejo final es simple: ármate de valor, dile a tu pareja que quieres hablar y pregúntaselo directamente. Aunque pases un mal rato, si realmente está ocurriendo el que tiene que tener encima la vergüenza de su vida es él o ella, que es la parte que está engañando en la relación.

Si te lo niega, fíjate bien en su gestos y su mirada. Si lleváis juntos un tiempo seguro que conoces bien sus reacciones y sabes si miente o dice la verdad... ¡Suerte!