Flooxer Now » Salseo

CORNAMENTA

¿Por qué se ponen los cuernos? 7 razones que se usan como excusa

Descubrir que alguien en quien habías depositado tu confianza y amor te ha puesto los 'tochos' puede ser devastador. Es muy posible que te sientas dolor, enfado o incluso tenga consecuencias en tu salud, pero por encima de todo te preguntarás el porqué.

La infidelidad, un plato que a nadie le gusta

Pixabay La infidelidad, un plato que a nadie le gusta

Publicidad

Ninguna persona honesta comienza una relación cerrada con intención de ser infiel. Sin embargo, el paso del tiempo puede cambiar hasta las ideas más arraigadas, y hacer que personas transformen sus propósitos iniciales por motivos muy variados.

Varios estudios con cientos de participantes, como el de la publicación estadounidense The Journal of Sex Research, hablan de ocho razones básicas para poner los cuernos.

1) Venganza

El enfado es uno de los impulsores más comunes a la hora de acabar en infidelidades. La frustración de descubrir que te han sido infiel desencadena la reacción de "si me han hecho daño, voy a hacer daño". Los estudios indican que las peleas y la falta de contacto también desencadenan esa sensación de "tener que devolvérsela".

2) La 'oportunidad'

Simplemente tener la opción de ser infiel, aunque sea de manera casual, a veces termina convirtiéndose en un hecho. Simplemente tener la oportunidad de hacerlo aumenta las posibilidades de que acabe pasando: alguien de tu clase, el colegueo o bien un encuentro esporádico e inesperado provocado, por ejemplo, después de tomar una copa de más son las excusas más comunes que se han puesto en este punto.

3) Se acabó el amor

La sensación de estar perdidamente enamorado no suele durar para siempre. Sin embargo, la intensidad desciende según pasa el tiempo, y tener mariposas en el estómago solo sostiene una relación en los primeros compases. Si cuando ves a tu pareja no sientes algo parecido a ver tu maleta saliendo de la cinta de equipajes en un aeropuerto, puede que la cosa acabe regular o directamente mal.

4) Insatisfacción

En ocasiones, el no cubrir las necesidades íntimas supone un serio obstáculo en las relaciones personales. La frustración puede desencadenar en la búsqueda de esas pasiones fuera de la pareja: costumbres sexuales diferentes y, todavía de manera más habitual, una falta de comprensión afectiva por las dos partes se señalan como dos motivos muy poderosos.

5) Querer variedad

Estar en una relación cerrada levanta en ocasiones la atracción por otras personas, ya sea buscando la libertad previa al compromiso o simplemente cuando se busca algo distinto a lo que se tiene.

6) Baja autoestima

Tener sexo con otra persona tiene efectos muy positivos a la hora de sentirse atractivo, afrontar la rutina con seguridad y hasta notarse con cierto éxito. Con la autoestima tirando a baja y en una relación monógama, buscar esos afectos fuera de la misma es un factor mucho más frecuente de lo que se cree a la hora de ser infiel.

7) Apetito sexual

El simple deseo de tener relaciones íntimas más a menudo es una excusa muy típica para romper el pacto que se da por hecho en la mayoría de las parejas. Otros puntos que hemos puesto más arriba, como la oportunidad y la insatisfacción, juegan un papel importante; pero incluso gente con relaciones enriquecedoras y bien cubiertas tiene un apetito insaciable.

Publicidad