Flooxer Now » Salseo

PRUEBA DE FIDELIDAD

Marina Yers quiere cambiar su imagen

La influencer está cansada de polémicas y está empezando a subir contenidos más ligeritos a sus redes, sin meterse en fregaos.

Marina Yers en su imagen de perfil de YouTube

Marina Yers / YouTube Marina Yers en su imagen de perfil de YouTube

Publicidad

¿Una noticia sobre Marina Yers que no es sobre cómo mete la pata? Sí señor, estás leyendo una obra literaria rarísima en medios de comunicación, aunque no olvidamos que parte de la fama de la marbellí es gracias a su infinita capacidad de hablar fuera de lugar.

Quizá consciente de que gran parte del público virtual la conoce por esos deslices, la influencer ha rebajado el tono de sus publicaciones en redes. Nada de apuestas deportivas, larvas en las mascarillas o negación velada del coronavirus: ahora más salir de fiesta o mantener conversaciones en broma con su perro.

Son cosas que en realidad nunca había dejado de hacer, pero ahora también se atreve con bromas telefónicas al estilo Auronplay. Por ejemplo, a dos chicas que se encontró por la calle las animó para una de ellas pusiera a prueba al novio de la otra.

En una improvisada y rápida llamada, la influencer dio instrucciones a la bromista para que intentara seducir al individuo, que en realidad se olió la trola pocos segundos después de que comenzara.

No sabemos al cien por cien que este giro en los contenidos de la Yers sea algo premeditado, pero desde luego le viene bien algo de contenido blanquito después de todos los trastos que le han tirado (figuradamente) a la cabeza.

Si eres capaz de olvidar unas cuantas cosas que ha dicho con anterioridad, lo que ves en sus posts ahora mismo es una gracia natural ante la camara, una chica muy mona con aires inconfundibles de influencer y una simpatía indudable. Ojalá ese tono le dure lo suficiente para que a más gente le entre esa amnesia selectiva y Marina pueda redirigir una reputación que a veces la llevó por el mal camino.

Un buen momento, quién sabe, para sacar otra canción rollo Roast Myself, que tomarse las cosas con humor nunca ha hecho daño a nadie.

Publicidad