Katy Perry se adelantado al día oficial de estrenos (el viernes) para publicar el videoclip de ‘Never Worn White’. Se ve que no ha podido aguantarse las ganas de comunicarle al mundo entero que ¡está embarazada!

Para comunicarlo ha utilizado una estética muy romántica y bucólica con tonos pastel y rodeada de flores. Una imagen que recuerda mucho a cuando Beyoncé anunció que estaba esperando gemelos.

‘Never Worn White’ es toda una declaración de amor incondicional a Orlando Bloom, a quien conoció en el año 2016. Desde entonces la pareja ha estado saliendo y el 14 de febrero de 2019 (día de San Valentín) anunciaron que estaban comprometidos (en el videoclip la cantante lleva el anillo puesto).

Con este tema Katy Perry calienta motores para su boda. Como ella misma ha dicho en Twitter, se avecina un verano completito. La canción comienza con las notas de la marcha nupcial de Mendelssohn y la letra parece más que una carta de amor sincera, los votos que Perry le recita a Orlando.

 

“Hiciste la pregunta, yo dije, ‘Sí’

Pero tengo miedo

Porque nunca me he vestido de blanco

Pero quiero hacerlo bien

Sí, realmente quiero intentarlo contigo

Veámonos dentro de sesenta años con un árbol genealógico completo (yo lo hago)

Dar mi sangre, sudor y lágrimas para alcanzar nuestro destino”

 

En todo momento la cantante hace alusión a que nunca se ha casado (‘vestido de blanco’) y reivindica sus ganas de hacerlo (‘I do’) con un traje muy elegante que parece de novia.

Para terminar Katy Perry se desnuda (ya no sólo en alma como hace durante toda la canción) para compartir con todo el mundo que está esperando su primer hijo en una tierna imagen tocándose la tripita.

 

La cantante ha bromeado en su cuenta de Twitter diciendo que se alegra mucho de no tener que estar escondiéndolo más tiempo ni de tener que llevar bolsos grandes para disimular la barriga.