Si hay una relación romántica que trae de cabeza al panorama influencer español esa es la de Paula Gonu y Alex Chiner. Si salen, no salen, están juntos o separados solo parecen saberlo ellos, pero de lo que no queda duda es de que se quieren. Y la última demostración ha sido gracias a un filtro de Instagram.

Vayamos por partes. El influencer rey de los filtros es sin duda Ibai. Dueño y señor de las tendencias una y otra vez, es gracias a su descubrimiento de nuevos retoques visuales por el que muchos descubren cómo se utiliza esa aplicación. Ayer le dio por probar uno que te presenta tres caras de influencers o youtubers y te da a elegir entre casarte, matar o acostarte con uno de ellos.

 

Confundido a veces por las caras que aparecían ("¡No les conozco! ¡A mí ponme a youtubers!"), en determinado momento apareció Paula Gonu en la ruleta de imágenes y le hizo un guiño a su amiga diciendo que se casaría con ella y mataría a los restantes.

Muy probablemente influenciado por Ibai, Alex Chiner publicó un rato después su versión de la prueba en sus redes. El azar quiso que su primer intento sacara los rostros de, atención, Laura Escanes, Paula Gonu y Dulceida. Toma ya.

 

La cara pícara de Alex lo decía todo. Y el juego, que consiste en decir con quién te casarías y tal, no lo siguió pese a las insistencias de sus seguidores y de ser uno de los tuits con más interacciones en su timeline.

Pero entonces llegó Paula, y echó gasolina al fuego. Íntima de Laura Escanes y bastante colega de Dulceida, va al grano y le propone a Alex un foursome. Real y sin filtros, como es ella.

 

"En las redes sociales, la barrera es tan difusa entre los personal y profesional que es raro", decía Gonu en una entrevista a Diez Minutos hace dos años refiriéndose a Chiner. Entonces su amor era público y ardiente, pero con la confusión de cómo llevan lo suyo en la actualidad, estos jueguecitos confunden todavía más a sus seguidores. Aunque en realidad están encantados.

Solo con imaginar un cuarteto Paula, Alex, Laura y Dulceida haciendo lo que fuera (¿parchís? ¿Ping-pong? ¿Una partida de Scrabble?) pensamos que Twitter, Instagram y YouTube tendrían que reforzar sus servidores para evitar una explosión de aficionados a los influencers. Y ya si es un tono picante como el que sugiere Paula... bueno, que tiemble Pornhub.