Imagínate que un día recibes un WhatsApp que dice: “te dejo”. ¿Cómo te quedarías? Parece propio de una serie americana pero la realidad es que cada vez más gente decide no dar la cara y terminar la relación de la peor forma posible. La más ruin, la más horrible… La que esconde la cara.

Puede ser que te suene a cuento chino pero para muestra, te traemos este hilo. Un usuario de Twitter abrió el otro día uno hablando de cómo su novia había decidido dejarle: por WhatsApp y confesándole unos cuernos. ¡Ojito!

 

La chica en cuestión contaba que se había liado con otro y que, desde entonces, se estaban viendo. Que chao, pescao. Y claro, imagínate la cara de nuestro protagonista. Aunque él reconoce unos tuits más abajo que lo lleva bien. Hay que tener cuerpo para saber recomponerse de esa. Así que si tú estás pensando en dejar a tu pareja, hay ciertas cosas que deberían estar prohibidas por ley. ¿Sabes cómo NO deberías dejar una relación? Aquí van algunas ideas:

1. Delante de su familia. ¿Hay algo más peligroso que dejar en territorio enemigo? Lo decimos por tu integridad, más que nada… Dejar delante de la familia de la pareja debería estar prohibido. Primero, por lo que te pueda pasar y, después, por la vergüenza que pase el o la protagonista de la historia. No hace falta humillar… En este tipo de historias recuerda que siempre puedes estar tú al otro lado.

2. Con los amigos. Si no quieres hacer pasar un mal trago a todo el grupo, casi mejor que esto te lo reserves para hacer en privado. Por las mismas razones que en el punto anterior. Si son sus amigos, se echarán encima. Si son los tuyos, te apoyarán pero no sabrán muy bien qué hacer con la situación.

3. El día de su cumpleaños. A ver, no hay necesidad de amargar a nadie el cumpleaños para que lo recuerde toda su vida como el día que terminaron una relación. Puedes esperar al día antes o al de después pero ese mismo día...

4. Después de vivir una desgracia. Tanto si ha sido un fallecimiento como si le han echado del curro o lo que sea. Las desgracias, por favor, de una en una y más si se pueden evitar. Es decir, puedes esperar unos días a que las cosas se calmen y no se acumulen. Hay gente a la que le es difícil gestionar este tipo de cosas.

5. Durante un regalo que os habéis hecho. Imagínate que os vais de viaje, cenando en un aniversario o estáis en la cola de un concierto. No hay necesidad de estropear un regalo que os habéis hecho. Puedes decidir dejar a tu pareja antes (y que busque a otra persona con la que disfrutar ese regalo) o después (y disfrutar de un último regalo juntos) pero no durante…