Los besos son una expresión de amor universal, una forma de saludarnos o de mostrar afecto. Son algo instintivo y primitivo que hemos heredado de nuestros ancestros los primates.

El beso se ha representado siempre como un símbolo de romanticismo, ternura, pasión y hasta traición. Y es que es un acto que va más allá de juntar los labios. Un beso supone la liberación de adrenalina, la activación del cuerpo haciendo que aumente el ritmo cardíaco y el bombeo de la sangre.

Un beso puede quemar calorías, actuar como sedante y calmarnos en los momentos de estrés. Vamos que una buena dosis puede arreglarnos un mal día y es que como se dice, un beso puede curarlo todo.

Aunque usamos los besos para saludarnos o para expresar nuestro afecto o cariño a familiares, por lo general, estos suelen asociarse a las relaciones sexuales.

Una de las dudas más frecuentes (y más cuando nos enfrentamos a las primeras veces) es cómo besar de la forma correcta. ¿Me gustará cómo besa mi crush? ¿Lo haré bien?

Según el Kamasutra, un antiguo texto hindú que trata sobre el comportamiento sexual humano, existen 22 tipos de besos diferentes. Estos son algunos de ellos:

Beso en la mejilla

Este es el clásico beso que en algunas culturas como la nuestra empleamos a la hora de saludar a alguien y que entre la parejas sirve como gesto romántico o de cariño.

Beso de mariposa

Para realizar este beso no necesitas los labios y es que se da con las pestañas. El beso de mariposa consiste en acariciar la cara o el cuerpo de tu pareja con las pestañas mediante parpadeos.

Beso de esquimal

Este beso está considerado como uno de los más cándidos y tiernos. Consiste en frotar tu nariz con la de tu pareja

Beso en la frente

Sin duda este es el beso que más ternura demuestra. Un beso en la frente es un gesto paternal, que indica cuidados y una especial preocupación por nuestros pensamientos.

Beso francés

Hay personas que llaman a los besos con lengua besos franceses. Se caracterizan por ser unos besos que se dan con la boca abierta y en los que la lengua tiene un papel muy importante.

Beso mordida

Este beso consiste en dejarse llevar por la pasión e ir intercalando mordiscos suaves en los labios de tu pareja. Para ello agarra con tus dientes el labio superior o inferior de tu crush y ejerce una leve presión a la vez que tiras de ellos hacia fuera.

Beso en el cuello

Después de un par de besos en las mejillas pasas a las comisuras de los labios. De ahí os dais un beso con lengua francés; subís la intensidad con unos mordiscos y dejáis que la pasión vaya bajando por el cuello, una zona erógena de lo más placentera.