Hay personas que cuando están enamoradas, las hormonas hacen que se conviertan en terrones de azúcar andantes y cuesta tanto despegarlas de sus parejas que parece que están sujetas con pegamento extra fuerte. Vamos, que se aferran como koalas a sus cuerpos porque sienten la necesidad constante de demostrar ese afecto que sienten. De lo contrario, correrían el riesgo de explotar en un estallido de arcoíris y purpurina.

Pero no todo el mundo es así. Existen otro tipo de personas a las que parece que el contacto humano les da ¿miedo? ¿asco? ¿igual? Son aríscas por naturaleza y ni aun teniendo pareja consigues que se pongan tontorronas. Necesitan espacio vital y que corra el aire. Como los gatos, van siempre a su bola, menos cuando les interesa, que saben bien a donde tienen que aferrarse.

Puede que leyendo esto te hayas identificado con alguno de estos tipos de personas, sin embargo, son casos extremos. Lo más normal es tener una de cal y otra de arena. Para que no entendamos, lo más común es ir por venazos; tener tanto momentos de que si "ahora me apetece verte, dame un beso y/o un abrazo y no te vayas nunca de mi lado" como de "quita bicho que necesito respirar, tú de tranquis en tu casa y yo en la mía".

Todas estas opciones son compatibles con estar enamorado pero por si te queda alguna duda, puedes poner a prueba con este test el nivel en el que se encuentra tu pareja.

Instrucciones para el test:

1. Dale play al vídeo de arriba.

2. Responde a las preguntas con 'Sí' o 'No'. Cada 'Sí' que respondas vale un punto.

3. Suma los puntos que hayas obtenido.

4. Descubre si tu pareja es cariñosa o no.