Flooxer Now » Tips

RELACIONES DE PAREJA

Cómo dejar de ser una persona celosa

Pocas emociones suelen ser tan dañinas para uno mismo y para las personas que nos rodean como los celos. Frecuentemente relacionamos este sentimiento con el amor romántico y puro, pero no es así. En el vídeo te damos algunos consejos para intentar dejar de ser una persona celosa.

Publicidad

Los celos son una respuesta emocional, un sentimiento propio que habita dentro de todos nosotros. Sentimos la amenaza de que algo que consideramos propio se empieza a escapar de nuestras manos. Atribuimos los celos al hecho de tener una relación de pareja, aunque también se da en otras situaciones cotidianas. En el vídeo te damos algunos consejos para dejar estos comportamientos celosos a un lado.

Una manifestación celosa puede surgir en cualquier momento de la vida, incluso pueden darse en personas que parecían seguras de sí mismas. Esta respuesta natural del organismo suele tener rasgos propios del egoísmo. En ocasiones, todos hemos bromeado con el hecho de que una persona estaba celosa porque estaba enamorada; sin embargo, no es amor y este sentimiento patológico puede llegar a ser muy peligroso.

Los celos reflejan inseguridad por perder algo que consideramos nuestro, mostrando el lado más competitivo, dominante y posesivo. Cuando queremos definir a una persona celosa nos imaginamos un perfil pasional y narcisista; sin embargo, esa persona es víctima de su propia inseguridad y miedos al abandono de terceros. En el vídeo te mostramos algunos consejos para dejar atrás esta manera de actuar.

¿Por qué tenemos celos?

La falta de confianza en uno mismo hace que nos sintamos en una competición constante con nuestra pareja. Habitualmente tenemos estos sentimientos cuando nuestra propia cabeza imagina situaciones que nos degradan o pierden el respeto.

La baja autoestima, al igual que valorarse negativamente, son las causas más relevantes para darse los celos, no se confía en la sinceridad de las personas. Tener un sentimiento de posesión hacia tu pareja o amigos, es otro de los motivos en los que notablemente se manifiestan los celos. Las personas no pertenecen a nadie y, aunque todos lo sabemos, nuestra cabeza nos puede jugar una mala pasada.

Sufrir abandono por parte de amistades, la falta de afecto o haber pasado por una infidelidad pueden hacer que el sentimiento de celos se incremente. Esta emoción negativa llevará consigo decisiones como el distanciamiento de la pareja e incluso la disminución de las relaciones sociales. Nuestra capacidad de concentración en otros ámbitos como el laboral se verán afectados, debido a que, los celos dominarán nuestra vida.

¿Soy una persona celosa?

Si en algún momento has pensado que podrías ser una persona celosa, mantén la calma, todos hemos pasado por ello. Salir con amigos, revisar la ropa de tu pareja o desconfiar de los compañeros de trabajo pueden llegar a ser motivos de que existe posesión. Esto puede desencadenar en rabia y tristeza, por lo que, deberíamos de ser conscientes que los celos están presentes en nuestra relación.

El control hará que nuestra propia inseguridad se extrapole a nuestra pareja, justificando los celos como proporcionalidad al amor. Una persona celosa no puede disfrutar de su pareja, ya que los sentimientos negativos van a pesar más que los positivos.

Si sientes la necesidad de revisar el teléfono de tu pareja constantemente o necesitas tener el control de sus redes sociales, te recomendamos que veas el vídeo para saber cómo controlar estos impulsos y poder mantener una relación sana con tu pareja. Cuanto antes tomemos medidas, mejor podremos afrontar la situación.

Seguro que te interesa:

Cómo hacer que te deje de gustar alguien

Señales para detectar a un amigo tóxico

Publicidad