Flooxer Now » Tips

HIGIENE ÍNTIMA

¿Cuál es la manera correcta de lavarse la vulva?

Esto es todo lo que necesitas saber sobre higiene íntima.

Problemas vaginales

iStock Problemas vaginales

Con la llegada de la COVID-19 se ha hecho hincapié en todos los pasos que debemos seguir para lavarnos las manos bien como una forma eficaz de prevenir el contagio del virus. Pero, ¿te has preguntado alguna vez si también existe una forma correcta para lavarse la vulva?

Nuestros genitales son una de las partes más sensibles de nuestro cuerpo y debemos cuidarlos manteniendo una correcta higiene, ya que de lo contrario nos exponemos a posibles infecciones. Cristóbal del Valle, ginecólogo al que hemos consultado, explica que para tener una buena higiene debemos “lavar la zona externa con un gel íntimo o jabón con PH neutro”.

Este gesto tan sencillo es lo único que necesitamos para lavarnos la vulva. Nada de excentricidades como acudir a salones de spa o de belleza con tratamientos para la vagina ni realizarse duchas vaginales.

Tampoco hace falta aplicar desodorantes. El olor vaginal está relacionado con las hormonas y la menstruación. Cuando tenemos la regla, estos olores suelen estar causados por los perfumes que llevan las compresas. Mientras que si tienes olor fuera de esta lo más probable es que se deba a una mala higiene o a una infección. Durante la menstruación, recuerda cambiarte la compresa, el tampón o la copa con frecuencia dentro del límite de horas recomendado.

Además de lavarte a diario la vulva, debes secarte bien la zona. También debes asegurarte de limpiarla correctamente después de orinar y llevar ropa de algodón para garantizar su transpiración.

Dentro de la vagina no hay que hacer nunca lavados. Según advierte del Valle, “podríamos eliminar la flora vaginal de su superficie, lo que favorece el crecimiento de otras bacterias y puede producir vaginitis o favorecer inclusive las enfermedades de transmisión sexual”.

Además, el doctor recuerda que “las duchas vaginales están completamente desaconsejadas” y que este tipo de lavados internos tan solo se recomiendan en “algunos casos de infección como la vulvovaginitis. Están indicados cuando se usan junto con algún tratamiento específico, si no de entrada no hay que hacerlo”.