Lo único que debería preocuparnos al salir de fiesta debería ser pasárnoslo bien. Sin embargo, a pesar de que hayamos bebido, debemos estar con todos los sentidos alerta en el camino de vuelta a casa aunque sea un trayecto corto.

“La noche es oscura y alberga horrores”, que decía la Mujer Roja de ‘Juego de Tronos’ y cuando nos recogemos nunca sabemos qué podemos encontrarnos. En ‘Cómo conocí a vuestras madre’ tienen una versión más amable y dicen que después de las dos de la mañana no puede pasar nada bueno (el protagonista se levanta junto a una piña que no sabe de dónde ha sacado).

Qué nos deparará la vuelta a casa es algo que preocupa sobre todo a las chicas. Algo que se repite frecuentemente por los grupos de WhatsApp es la frase “¿has llegado bien?”. Cogemos el teléfono móvil para hablar con alguien por el camino y sentirnos así acompañadas, miramos hacia atrás cada vez que notamos una sombra y respiramos aliviadas al cruzar el portal.

Puede ser que a ti no te de miedo andar sola por la calle de noche pero la realidad está ahí presente y, por desgracia, es algo que sigue siendo noticia. Ya no sólo al salir de fiesta sino al simple hecho de ir sola por la calle y que sea de noche.

Hay muchísimos ejemplos, pero el más reciente es el de esta tuitera que ha contado su experiencia mientras corría por un sendero poco iluminado. Se cruzó con unos chicos y a la vuelta estos le dieron un susto. Sabe que fue una broma de mal gusto pero saca a la luz lo indefensas que podemos llegar a sentirnos.

 

 

 

Por motivos como este, Google ha anunciado que su incluirá en Google Maps una opción que indique cuáles son las calles que tienen mejor iluminación para evitar caminar por tramos oscuros. De esta forma ofrecerá a sus usuario en amarillo los recorridos que sean más seguros.