Dicen que el amor en los tiempos de Tinder es más difícil de encontrar que nunca, aunque, paradójicamente, debería ser mucho más sencillo. Gracias a Internet y las redes sociales estamos conectados y podemos llegar a interactuar con personas que se encuentran en la otra punta del mundo, y que de otra manera no habríamos llegado a conocer nunca.

Sin embargo, han crecido hasta debajo de las piedras las apps para ligar. Esas que nos ponen en bandeja a los candidatos como si fuera un álbum de fotos y sólo tenemos que deslizar hacia la derecha o la izquierda en función de si nos gustan o no.

¿Y dónde queda la emoción de las ‘putivueltas’ en mitad de una fiesta? Y sobre todo, ¿dónde queda la diversión de acercarte al crush de tu colega y liársela para que surja la magia? ¿Hay algo más satisfactorio que el triunfo de emparejar a dos amigos? Pues sí, que te paguen por ello.

Si piensas que podrías sacarle partido a tus estrategias de Celestina, apúntate esta app: Ponder. No importa si tienes pareja, estás soltero o si sigues boquerón (a dos velas). El shippeo es algo que mantiene con vida y, en el caso de que la cosa salga bien y tus amigos consigan a su bae, puedes ganar 10 dólares (unos 9 euros), y si terminan casándose hasta 1.000.

Pero tranqui, que no hace falta que la cosa llegue a buen puerto para ganar dinero. Simplemente con juntar a dos personas (que hagan el típico 'match' de Tinder) ganas un dólar. Fácil, ¿no? Pues, hale, ya tienes otro hobby con el que entretenerte.