El Black Friday vino y se fue, pero hay productos que parecen haber tenido más, ejem, repercusión que otros, y algunos de ellos han llegado a los hogares (y conversaciones) para hacer de la vida un sitio más picantón. Hablamos cómo no del famoso Satisfyer, que bajo varias marcas, modelos y hasta formas ha revolucionado la vida sexual de muchas personas. Más incluso de las que confiesan tener uno en casa.

Es totalmente normal ver a alguien en redes sociales hablando del mundo que han descubierto gracias a este artilugio, cantando sus bondades a los cuatro vientos y hasta haciendo memes sobre cómo serán las familias en el año 2025. Sí, sí, tú ríete, pero estas cosas empiezan como un "jaja" y terminan como un "te lo dije"...

 

Lo que es un hecho es que ya nadie se escandaliza al hablar de masturbación femenina, algo que ha ido cambiando con el paso del tiempo. Pero si hay un 'sector' donde nunca ha sido tabú, ese es el de los amigotes. Entre chicos está muy normalizado eso de hablar de frecuencia, intensidad y otros detalles que, fuera del contexto de ese grupo, quizá no tenga la misma aceptación. Por eso los fabricantes de consoladores se han lanzado a por un mercado más o menos desconocido para ellos: el Satisfyer masculino.

Aunque el Satisfyer femenino ha causado cierto recelo entre los hombres (en plan "ese mercado es mío"), la marca ha decidido tirarse de cabeza a por la versión para hombres. El embajador del aparato es Rocco Siffredi, un famosísimo actor porno que promociona el producto con una frase que suena exagerada: "Después de 1.800 películas y 5.000 mujeres en mi vida, el mejor orgasmo lo he tenido con el Satisfyer Men". Ya será menos...

Para el spot publicitario, los creativos de la compañía han decidido tirar de un clásico como Leonardo Da Vinci para ilustrar cómo el genio italiano podría haber diseñado un aparato semejante. Que sepamos, entre los prototipos de tanques, alas para que el hombre volara o cuadros maravillosos no se ha encontrado ni rastro de un consolador imaginado por el florentino, pero seguro que le hubiera hecho gracia verse en un anuncio como este. Según el mensaje del clip, se trata de su "trabajo más grande".

 

Hablando del artilugio en sí, el mecanismo funciona con un regulador de presión activado por aire comprimido, y tiene fundas intercambiables, limpiadores y geles de diferente efecto. Todo ello para disfrutar, según dicen los fabricantes, de un "efecto sensual mientras el Satisfyer Men engulle prácticamente tu pene". Según los testimonios de la página web oficial de la marca, la sensación es una mezcla entre sexo vaginal y oral. También cuenta con una opción de vibración, por si quieres probar cosas que solo una máquina puede proporcionarte. Pillín.

¿Será la respuesta por parte de los hombres tan abierta como el boom anterior del Satisfyer para mujeres? Viendo el éxito que tuvo la versión femenina está claro que los que están detrás de la idea saben lo que se traen entre las manos (y entre las piernas).