Parece que el Fin de Año nos empuja a exprimir al máximo la fiesta como si lo que se acabara fuera el mundo y no un año que termina para dar paso a otro. Y después de una noche caótica, cuando desaparezcan las uvas, las lentejuelas y el cotillón, nos estará esperando una resaca terrible.

Si eres del grupo de los abstemios, seguramente te pegues unas risas al ver a tus colegas tambalearse por los bares o darlo todo en la pista de baile. Pero seguro que lo que más gracia te hace es estar al día siguiente como una rosa mientras el resto se retuerce en la cama y son más zombies que personas.

Mientras que si eres del grupo de los zombies, existe una forma de pegarse la fiesta para celebrar el final de la década y no tener que despertarse al día siguiente abrazado al retrete. ¿No nos crees? Estos son algunos remedios que puedes poner en práctica para sobrevivir a la resaca de Nochevieja.

1. Bebe un vaso de agua entre copa y copa. De los creadores del clásico “bébete una botella de agua entera antes de irte a la cama para despertarte como una rosa”, llega el hidrátate durante la fiesta para no lamentarlo al día siguiente.

2. Dúchate con agua fría. Nada como el agua fría para devolverte al mundo real después de una noche intensita. El agua fría hará que todo tu cuerpo se active y se ponga en circulación. Además, así evitas los vapores que son fatales para la resaca porque contribuyen a la deshidratación.

3. Deja el estómago tranquilo. Aunque te despiertes con un hambre feroz, lo último que te conviene es comer como si no hubiera un mañana. Bebe leche para corregir la acidez de tu estómago, toma infusiones para depurar el alcohol y olvídate de la comida basura. Así tendrás una buena “excusa” para empezar el año siendo un auténtico realfooder pasando el día a base de fruta y verdura.