Flooxer Now » Tips

TIPS MIERDERS

Wismichu pone a prueba algunos de los 'Life Hacks' más inútiles

Wismichu se ha atrevido a poner a prueba (y desmontar) algunos trucos que prometen solucionarnos la vida y terminan siendo de lo más inútiles.

Wismichu en la presentación de 'Bocadillo'

Getty Wismichu en la presentación de 'Bocadillo'

Publicidad

Los 'life hacks' consisten en trucos prácticos y originales que tienen como finalidad hacernos la vida mucho más fácil; recursos que en un primer momento no se nos han ocurrido. Por ejemplo, cómo usar de forma correcta el escurridor de la pasta, cómo servir la leche sin que salpiquen doscientas mil gotas o cómo evitar que se te líen los cables de los auriculares.

Sin embargo, no todos estos trucos que circulan por Internet aumentan nuestra productividad sino todo lo contrario: hacen que empleemos tiempo en llevarlos a cabo y luego resulta que son un timo porque en lugar de facilitarnos las cosas, las empeoran o entorpecen.

Wismichu se ha propuesto poner a prueba algunos de estos 'life hacks' sin sentido para demostrar que por mucho que estos tutoriales te vendan la moto y "las abuelas y las tías los compartan por Facebook" terminan siendo un fail total.

 

Es el caso de algunos, como decimos, que a simple vista no tienen ningún uso práctico, es decir, que han desvirtuado por completo el origen de estos famosos trucos virales. Por ejemplo, el youtuber intenta sentarse en una caja de cartón doblándola tal y como explican, cuando resulta mucho más fácil y sencillo sentarse en el suelo.

También pone a prueba intentar abrir una lata de conserva mediante la fricción de esta con un adoquín o intentar descorchar una botella utilizando únicamente un mechero. Hemos de decir que tampoco se ve a Wismichu armado de paciencia para llevarlos a cabo.

"¿Por qué pierdo mi tiempo en esto?", se pregunta el youtuber. "Ah, sí porque luego voy a monetizarlo en YouTube". Además, ha comentado algunos de estos trucos que consideran como románticos y los compara con las manualidades que hacíamos de pequeños en el colegio y que tienen de todo menos romanticismo: dibujar un paquete de regalo de forma que al desplegarlo salgan corazones o llenar un tarro con una rosa de plástico y agua con purpurina.

Publicidad