Flooxer Now » Viral

DE SUGERENTE A 'TOO MUCH'

¿Contenido porno en Twitch? La categoría ASMR juega con lo prohibido

Numerosos usuarios se escandalizan con el tono que están adquiriendo algunos streamers de ASMR muy populares. ¿Baneo a la vista?

Una captura de la categoría ASMR en Twitch

Una captura de la categoría ASMR en Twitch Twitch

Publicidad

Intentar comprender dónde están los limites en Twitch no es tarea fácil, y menos cuando hablamos de ASMR. Las siglas inglesas de la 'Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma' empezaron como una rareza relajante para muchos y exótica para el resto del mundo, pero en los últimos tiempos la plataforma de Amazon está inundada de streamers bastante descarados.

No hay otra manera de describir a creadores (en una gran mayoría femeninas, pero también hay chicos) que están poniendo a prueba la paciencia de Twitch, que nos consta que no es mucha.

 

En teoría, el ASMR consiste en beber agua con semillas, comer de manera ruidosa o acariciar el micrófono con pinceles para crear una experiencia relajante. Sin embargo, la categoría especializada en la plataforma de stream está plagada de cosas mucho más locas, y hasta brutas.

En los últimos días se ha viralizado un clip de Saveaprincess, donde se la ve chupando un objeto de plástico que rodea al micro. La actitud provocadora y el movimiento no deja ningún hueco para sugerir en vez de mostrar, y deja a Amouranth como si fuera una santurrona al lado de semejante... ¿demostración?

No es ni mucho menos el único ejemplo: es una categoría que acumula 3,4 millones de seguidores y centenares de miles de views en directo, y hasta la fecha Amazon no está haciendo nada para frenar el exhibicionismo extremo. O al menos no mucho...

El clip de Saveaprincess se borró de la plataforma y ella dio el salto a Facebook Gaming y Only Fans, pero hay todavía un batallón de streamers que hacen contenidos muy similares. Y ahí siguen.

 

"Estas son las cosas por las que sé que, en algún momento, me voy a ir de Twitch", dijo Ibai en referencia a un "edit hecho por un niño de 15 años" que le costó su cuarto baneo. "En algún momento voy a dejar de hacer directos, y sé que va a ser por este tipo de cosas". Desde luego, parece injustificable esa política de castigos selectivos.

"Los contenidos que incluyan desnudos, actividades sexualmente explícitas -como la pornografía- están prohibidos", dicen las normas de uso de Twitch, que también vigila muy cuidadosamente la violencia o el acoso. La palabra va en cursiva porque está claro que algo falla en las medidas de control de la plataforma más popular.

En 2021 el consumo de Twitch aumentó un 47 por ciento respecto al ya espectacular año anterior, y la plataforma da datos de 15 millones de bots baneados durante ese período. Pero entre Hot Tubs, ASMRs y demás polémicas parece que todavía tiene un largo camino hasta hacer de sus streams un lugar agradable para navegar.

Publicidad