Flooxer Now » Viral

BORRÓN Y CUENTA NUEVA

Las gomas Milan verdes seguirán existiendo (porque las redes quieren)

El clamor popular, pidiendo a la marca de gomas de borrar Milan que no desapareciera el mítico elemento de papelería, ha conseguido convencerles a base de nostalgia y memes.

Milan 430, al borde de la extinción (pero ya no)

Milan Spain Milan 430, al borde de la extinción (pero ya no)

Publicidad

Quien dude del poder de Twitter en pleno 2022 es que no sabe de qué va la cosa ahora mismo en temas sociales. No hay más que ver la que se ha montado en los primeros días del año con el anuncio (o más bien 'desanuncio') por parte de la empresa Milan, eliminando de su catálogo las gomas verdes 430.

La marca catalana, especializada en material de papelería, no incluyó ese mítico modelo en las previsiones del año que ahora empieza, y la locura ("malinterpretada", según Milan) se hizo dueña y señora de las tendencias en redes. En realidad, solo desaparecían las versiones verdes.

Entre memes, precios disparados, lamentos, lloros de nostalgia y bromas por un objeto que unos usan a diario y otros no ven desde hace años, la propia compañía ha aclarado de qué va la cosa: "Algunos medios se hacen eco de una información cuanto menos confusa sobre uno de nuestros artículos estrella".

El comunicado oficial, hecho -fíjate tú- por Instagram, habla de la historia del legendario objeto y, ya puestos, de la histeria actual, que en estos casos es muy mala: "La goma de borrar MILAN 430 la seguimos fabricando en España desde 1918. Los estudios de mercado nos indican que este las prefiere mayoritariamente en color blanco o rosa, pero por supuesto que si el mercado demanda las de color verde ¡estaremos encantados de fabricarlas también en verde!".

Por "estudios de mercado" se puede interpretar, creo, "redes sociales echando humo por su hipotética desaparición", pero es ya es cosa del que esto escribe. Los datos oficiales de Milan dicen que "la goma 430 nos inspira para seguir creando nuevos productos de la serie 1918".

En fin, el susto tonto de inicio de año y que la empresa calma los ánimos de los que ya veían las gomas que tenían en casa como bitcoins o NFTs viejunos. Lástima para mí que no fuera así: tengo una caja sin abrir desde 2009, más o menos, y me hubiera forrado. Otra vez será.

Publicidad