Flooxer Now » Viral

PINCHAZOS DE AMOR

¿Ligar en las colas de vacunación? Así funciona el 'código semáforo'

Con el tema ligues en mínimos históricos por la pandemia, en algunos rincones de Twitter se están organizando para saber quién quiere y quién no en los hospitales que administran la vacuna.

Cuidado si te ponen ojitos

Cuidado si te ponen ojitos @master1305 / Freepik

Publicidad

Si ya estaba chungo el tema de la seducción en los terribles tiempos pandémicos que atraviesa la humanidad, eso de que vuelvan los confinamientos en algunas partes de España va a poner todavía más difícil lo de ligar.

Discotecas, restaurantes y lugares públicos están sufriendo más que nunca lo de la distancia social, pero hay un sitio lleno de gente en el que algunos ven la salvación del ligoteo.

Por increíble que parezca, hablamos de los hospitales. Un lugar que tarde o temprano toda la población tiene que visitar, y que a algún avispado tuitero se le ha ocurrido que podría ser un lugar perfecto para encontrar pareja.

Con la ventana abierta para que la población entre 20 y 29 años ya pueda pedir cita (hablamos de vacunas, ejem), hay algunos que se han tomado esa frase hecha como una oportunidad para conseguir otra cita. Y para hacerlo, aplican un código de colores como los de los semáforos.

Básicamente, si vistes de rojo cuando vas al hospital significa que no quieres nada con nadie -o que ya estás en una relación-, amarillo sirve para los que no lo tienen muy claro pero que tampoco se cierran en banda, y verde es un "a por todas".

La iniciativa tuvo especial éxito en México y Bolivia, países en los que también han comenzado a vacunar a la franja más joven de la población. Algunos se refieren a la tendencia como 'Tinder presencial', si bien para los tiempos que corren lo mejor es no perder de vista las recomendaciones sanitarias.

Lo que no se menciona en ningún tuit es el proceso a seguir una vez que dos personas hacen match, y con la falta de práctica en el último año y medio mucho nos tememos que el 'código semáforo' puede quedarse en una colección de memes y malentendidos. Eso sí: en caso de que la tendencia salga adelante en nuestro país, el colorido en las colas no nos lo quita nadie.

Publicidad