Flooxer Now » Viral

UN SUSTO FALLIDO

Querían gastarle una broma a su amigo y terminan equivocándose de persona

Estas dos chicas estaban esperando a su amigo a la salida del baño… pero le dan el susto a la persona equivocada.

Newsflare

Publicidad

La vida está llena de momentos embarazosos y el que se muestra en este vídeo es uno de ellos. Lo que pretende ser una inocente broma entre amigos causa “daños colaterales” a una tercera persona, pero esto lo hace aún más desternillante. Este par de amigas están esperando a la salida del baño en el que ha entrado un tercer amigo para darle un susto al salir. Asumiendo que será la próxima persona en abandonar el baño, le gritan a la persona que sale, solo que es un hombre totalmente desconocido. Las chicas se disculpan con el hombre que, a pesar del susto, se toma bien la broma y se aleja sonriendo. La pena es que tampoco les sale bien el susto a su amigo porque él ha escuchado todo desde dentro del baño.

Según la psicóloga Alexandra Solomon, el humor es una parte importante de las relaciones, conformando un colchón de positividad y calidez tanto en las relaciones de pareja como en las de amistad. Este colchón es el que suaviza el golpe cuando las partes “malas” de una relación ocurren, como son los malentendidos y las desavenencias.

Las bromas son, en su mayoría, buenas para las relaciones personales cuando se hacen de forma bienintencionada y teniendo en cuenta la forma de ser de la persona ya que, en ocasiones, pueden resultar muy molestas. Mediante estas bromas inofensivas las personas creamos un mundo de bromas y chistes privados y personales, según esta psicóloga, lo que promueve el acercamiento y hace que se forje una gran confianza.

Cuando las bromas son hirientes causan precisamente el efecto contrario. Puede ocurrir incluso que no tengamos ni siquiera la intención de hacer daño, pero cada persona siente las bromas de una manera distinta y lo que las bromas unen también lo pueden romper.

Afortunadamente, la broma de este vídeo era solo un pequeño susto que, por suerte, el hombre desconocido que pasaba por ahí se tomó como algo inocente e inofensivo y pudieron reírse todos un buen rato con la metedura de pata.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Publicidad