Flooxer Now » Viral

TRAGA SALIVA Y SONRÍE

10 situaciones vergonzosas que a todos nos han pasado

Ni una, ni dos, ni tres, estas situaciones vergonzosas te han pasado en muchas ocasiones de tu vida, pero tranqui, nos han ocurrido a todos, así que ante ellas lo mejor que se puede hacer es tragar saliva y sonreir…

mono

getty mono

Publicidad

Si eres de esas personas que se sonrojan con facilidad, que se consideran tímidas, o que tienen miedo a hacer el ridículo, estas vivencias te habrán hecho pasarlo regular, pero ahora que es pasado es el momento de echarse unas risas y recordar esos momentos en el que la vida decide reírse un poquito de nosotros poniéndonos en aprietos. ¿Con cuál lo has pasado peor?

Saludan y no es a ti

Ves a lo lejos a alguien conocido, hace un gesto, hace dos, parece saludar y querer decir algo y claro, tú, que eres una persona educadísima, le devuelves el gesto, el saludo y hasta le tiras un beso para que capte que has visto los aspavientos que te dedicaba. Pero… oh, darling, su segundo gesto no tiene mucho sentido con el que tú le has devuelto y decides darte la vuelto a ver si es que no estaba hablando contigo. Efectivamente, su atención la captaba otra persona, no eras tú, y todos los que te han visto saludar a tu ‘amigui imaginario’ se están partiendo de risa en tu cara. Solo te queda partirte tú también.

Que te hagan la cobra

Llevas pensándolo unos minutos y crees que es el momento perfecto, te lanzas a meterle un muerdo a tu cita y... error, ¡te hace una cobra antológica! ¿Cómo se sale de esa situación? Dile que solo estabas comprobando sus reflejos, al menos, se echará unas risas con tu ocurrencia.

La maldición del whatsapp

Estás manteniendo una conversación que tu colega debe leer con puntos y comas, así que haces pantallazo y se la mandas. Lo que no habías pensado era mandársela a la persona con la que estabas hablando en vez de a tus friends, ¿verdad? Bueno, que no cunda el pánico, le resaltas alguna frase que haya en esa captura para que piense que lo has hecho a propósito. Igual cuela, ¡suerte!

Gas inoportuno

Hay días buenos y días no tan buenos y, en esos, en algunos momentos, te entran gases. Tú te conoces y sabes que no suelen sonar, así que delante de la gente decides dar libertad a tu estómago. Y vale, no suena, pero huele como una cloaca. Todos comienzan a comentarlo y, aunque tú intentas disimular, sabes perfectamente que lo tienes debajo y todos lo saben también… ¡ups!

Aterrizaje forzoso

Andar delante de gente siempre es un deporte de riesgo, ¿no lo crees? Pues recuerda esa ocasión, porque todos tenemos alguna, en la que has planeado sobre el suelo provocando la risa floja de todo el que ha visto el numerito. Si no te has hecho daño, ya es un éxito, ríete con ellos y levántate lo antes que puedas.

Con pelos y a lo loco

Sueles depilarte las axilas normalmente, pero siempre existe ese día en el que hace más calor de lo normal, te quitas la manga larga que llevas, levantas los brazos con la camiseta de tirantes y… ¡se te había olvidado pasarte la cuchilla! El palo inicial es grande, pero siempre puedes decir que eres de la tribu de Amaia y que pasas de ser un esclavo de la belleza. ¡Donde hay pelo hay alegría!

No llevar money

Horror. Estás en una tienda, subiendo al autobús, o con intención de tomarte una buena merienda con tus colegas y, cuando vas a pasar por caja… ¡no tienes ni un pavo! No te pongas de color tomate y pide prestado si vas con compañía. Hoy por ti y mañana por mí. Y… si vas solo… diles que ya si eso vuelves otro día. ¡A no ser que quieran regalarte lo que pensabas pagar, ja!

Llamar a tu ligue con otro nombre

Estás en plena conversación cariñosa con tu ligue y de repente… ¡zas! Salen por tu boca las palabras más indeseadas: ¡el nombre de tu ex! Te cazan al instante y no sabes la cara de póker que se te ha quedado… Lo mejor en estos casos es actuar con normalidad, porque nadie se va a tragar ningún tipo de excusa mediocre.

Like al ligue de tu ex

Cotillear en las redes sociales mola, pero cuando se te va el dedito, no tanto. Y sabes perfectamente a lo que nos referimos, sí, ese momento en el que te pasas de ansias y, por querer ver una foto del ligue de tu ex, ¡le plantas un like! Quítalo en cuanto puedas pero ten en cuenta que es probable que lo hayan visto. Eso sí, no creemos que tengan el atrevimiento de soltártelo a la cara, así que actúa con normalidad.

Imágenes de sexo con tus padres delante

Y, para acabar, una mítica situación donde las haya a la que no nos acostumbraremos nunca. Estar viento la TV con tus padres y que, de repente, comiencen las escenas de sexo una detrás de otra. Si te mueres del palo, ve al baño en ese momento, y si no, actúa con normalidad durante esos minutos. ¡Fijo que ellos también quieren que la tierra les trague!

Publicidad