Flooxer Now » Viral

MONO MUSICAL

Spotify se cae: una 'tragedia' explicada en memes

La ausencia del servicio durante unas horas despierta el nerviosismo extremo en redes, así como la nostalgia y una ristra interminable de chistes gráficos. ¿De verdad es pa tanto?

Imagen genérica de un tipo que se ha quedado sin Spoty

Imagen genérica de un tipo que se ha quedado sin Spoty drobotdean / Freepik

Publicidad

¿Spotify funciona? ¿De verdad se puede acceder al archivo musical casi infinito? El título de este artículo no es apenas sarcástico: cuando hace unos meses se cayó en todo el mundo WhatsApp, Facebook o Instagram, la gente se sentía tan incomunicada que casi le pusieron las cadenas al coche. Spoty es verdad que no es una red social -aunque lo intente-, y sin embargo el efecto ha sido muy similar.

El problema seguramente se magnifica en redes porque cuando 'se va la luz' de una app ya no es un apagón en tu edificio, de esos de asomarte al rellano para saber si es cosa tuya o le pasa también a los vecinos. Esto lo sufre literalmente todo el mundo, y al mismo tiempo. Y parece que todos con Twitter.

Imagínate que Spotify, por lo que fuera, desapareciera mañana sin dejar rastro, como si no hubiera existido. ¿De verdad sería un trauma? ¿Se llevaría consigo la industria musical? Pero vamos a ver: ¿para qué quieres 256 gigas de memoria en tu teléfono si no tienes ni una canción guardada?

Quizá ni te acuerdes, pero antes de este sistema llevábamos siglos oyendo música y ni tan mal. Podrías poner la radio ("OK Boomer"), revisar tu colección de MP3 ("OK Millenial"), reproducir un CD ("OK Generación X"), en un alarde de nostalgia, aprender a tocar un instrumento ("OK Mozart"). Cuatro cosas más pasadas de moda que el cartel de los 'abrazos gratis'.

Cómo no, los conspiracionistas ven detrás de la caída la mano cibernética rusa, la de un villano de Marvel o incluso la de la pretendida competencia de YouTube Music. Y todo en apenas unos minutos desde que el acceso estuvo limitado.

El momento pánico llegó cuando la app te pedía la contraseña: si no me sé el teléfono de mi mejor amigo, ¿cómo mierdas me voy a acordar de qué puse aquel día en el que me di de alta? Hasta ahí ha llegado nuestra dependencia de la tecnología: suerte tenemos de acordarnos de nuestro segundo apellido.

El vacile de "te hemos echado de menos", y mensajes similares, cuando se ha restablecido el servicio ha añadido sal en la herida, como si hubieran sido los usuarios los que han dejado tirados a la app. Muy feo, ¿eh?

La plataforma musical estrena, cada día, unas 25.000 canciones en su ya inmenso catálogo, o lo que es lo mismo: un millón de temas nuevos cada mes y medio. Es un trampolín para talentos y un sistema muy cómodo, ok, pero un friendly reminder: no se acaba el mundo si no tienes Spoty.

Publicidad