Flooxer Now » Viral

POLÉMICAS VIRALES

Stephanie Matto, la influencer que gana 44.000 euros semanales vendiendo el sudor de sus pechos

La joven ha explicado a sus seguidores la curiosa ocupación con la que se está haciendo rica: "Me encanta llenar los frascos con el sudor de mis senos, pero es un trabajo duro, que no os engañen",

Publicidad

Todo el mundo está hablando de Stephanie Matto, una influencer australiana que está ganando una verdadera fortuna con un negocio cuanto menos curioso: vende sus pedos envasados y el sudor de sus senos. La mujer saltó a la fama tras participar en el reality ¡90 Day Fiancé¡. Su relación acabó en desastre, aunque su paso por televisión le sirvió a Stephanie Matto para aumentar el número de seguidores en redes sociales (tiene 124.000 seguidores en TikTok)

En una entrevista para BuzzFeed, la influencer ha explicado que se le ocurrió que los pedos podían ser un gran nicho de mercado, y, al mismo tiempo, algo diferente, divertido y peculiar. Según la propia Stephanie ganaba casi 50.000 dólares (unos 44.000 euros) semanales vendiendo tarros que contenían supuestamente sus gases. Teniendo en cuenta que cada tarro costaba 500 dólares, eso harían 100 botes con pedos a la semana.

Y, de hecho, aquella línea de negocio se vio frustrada porque la joven comenzó a tener problemas intestinales y debió cambiar de dieta. Ahora vende pequeños viales con sudor de sus senos. Tiene muchos vídeos en su TikTok en el que explica cómo se pone al sol de su piscina para empezar a sudar y cómo recoge el líquido, que después vende por 500 euros a personas de todo el mundo.

"Me encanta sentarme junto a la piscina y llenar los frascos con el sudor de mis senos, pero también es un trabajo duro, que no os engañen", comenta la mujer en uno de sus vídeos de TikTok.

Aunque cueste creerlo, miles de usuarios compran este tipo de productos y están dispuestos a pagar mucho dinero. Eso se debe a que el mercado de los fetiches cada vez es más extenso y es un negocio en alza. Las prendas íntimas suelen ser uno de los productos más cotizados, hasta el punto de que las vendedoras documentan cuánto tiempo las llevaron puestas o qué hicieron con ellas. El precio de una bragas usadas puede ascender a 400 euros la unidad, y se pueden encontrar en páginas web especializadas en este tipo de transacciones.

VER MÁS: "Inventan una pastilla para que los pedos huelan a chocolate"

Publicidad