IMPACTANTE

Un pescador con arpón sobrevive a múltiples ataques de tiburón toro mientras bucea

Tristan Gandy estaba pescando pargo rojo y mero mordaza frente a la ciudad de Panamá, en Florida, cuando se sumergió 90 pies para buscar un barco abandonado. El tiburón luchó contra múltiples ataques de tiburones de tres metros de largo que intentaban robar su pesca.

Publicidad

Un pescador con arpón luchó contra múltiples ataques de tiburones de 3 metros de largo que intentaban robar su captura.

Tristan Gandy estaba pescando pargo rojo y mero mordaza frente a la ciudad de Panamá, Florida, EEUU, cuando se sumergió a 27 metros de profundidad para buscar un barco abandonado.

Las imágenes dramáticas subidas a las redes sociales a principios de enero muestran al joven de 20 años atacado por un tiburón toro a través del agua verde que consigue morder el extremo de su arpón.

En el transcurso de dos frenéticos minutos, Tristan esquivó más embestidas de los tiburones antes de finalmente tener que deshacerse del pez capturado para distraer a sus perseguidores.

Tristan dijo: "Fue realmente un comportamiento muy agresivo. Los tiburones toro generalmente solo entran para ver la conmoción y luego se van, pero estos no lo hicieron".

"Creo que uno o más de estos tiburones estaban enfocados en probarme a mí en lugar de al pescado. Estaban cargando agresivamente contra mi antes de que hubiera disparado a ningún pez", añadió sobre el violento encuentro.

"Por lo general, estos tiburones solo persiguen a los peces que cuelgan de mi larguero de pescador o del eje de mi lanza, pero estos tiburones estaban especialmente excitados por una razón desconocida"

Los tiburones con los que se encontró median más de 3 metros de largo. "Como buzos, no somos ajenos a los encuentros con tiburones y son muy regulares. Estamos en sus casas y necesitan ser tratados de esa manera y respetados", aseguró y añadió que "los tiburones normalmente no me molestan, ni se comportan como en el video".

Tristan también explicó algunas de las cosas que podía haber hecho de manera diferente durante el encuentro: "En primer lugar, después de reconocer lo agresivos que eran estos tiburones antes de arponear cualquier cosa, debería haber resurgido a la superficie y cambiado de lugar.

"Otra cosa que debería haber hecho es liberar mis peces antes de lo que hice, pero dudaba mucho solo porque mi captura probablemente valía alrededor de 300 dólares en el mercado. Pero ningún pez o cantidad de dinero valen más que tu seguridad o incluso tu vida.

"Independientemente de esta experiencia, no odio a los tiburones, pero tengo aún más respeto por ellos y el medio ambiente en el que viven. Por lo general, son muy dóciles y no representan una gran amenaza", sentenció.

Antena 3 » Animales

Publicidad