MEJOR NO DECIR NAH

Las peores frases con las que cerrar una ruptura con tu pareja

Hay veces en que es mejor no decir nada que soltar alguna tontería inapropiada, y Twitter ha hecho un repaso de algunas de las frases que no se deberían decir nunca cuando uno está rompiendo con su pareja. Entre ellas, clichés y ordinarieces de lo más curiosas.

Ruptura.

Ruptura. Pixabay

Publicidad

Romper con tu pareja nunca es una tarea fácil, y es rara la ocasión en la que las dos partes salen de esa situación sin sufrir ningún daño. Este tipo de conversaciones son, probablemente, unas de las más complicadas de mantener, así que tampoco debemos presionarnos demasiado a la hora de elegir las palabras exactas con las que decir las cosas; al final, lo más probable es que nos guarden rencor de todas maneras. Pero eso no quiere decir que no podamos ser conscientes de unas cuantas frasecitas que sería mejor ahorrarse cuando uno está rompiendo con alguien. Twitter ha hecho un repaso de algunas de las peores, que entran en esta terrible categoría ya sea porque son verdaderos clichés o porque resultan directamente ofensivas.

Seamos sinceros: si eres tú quien decide romper con alguien, lo más seguro es que le estés haciendo bastante daño. Salir con frases condescendientes como "Cuídate mucho" o "Te deseo lo mejor en tu camino" pueden provocar verdadera ira en la persona con la que estás hablando. Es mejor expresar lo que quieres claramente e indicar que vuestra relación ha terminado. No plantees posibles amistades: será decisión de tu pareja (o, ya en ese momento, expareja) lo que ocurra con vuestra relación en el futuro. Escucha su forma de responder y continúa la conversación en su línea, para que le duela lo menos posible.

De nuevo, si eres tú quien está rompiendo con alguien, lo cierto es que no estás en posición de hacer peticiones ni exigencias. Si la otra persona se lo toma mal y no quiere volverte a ver el pelo, tendrás que aceptarlo. Cerrar una relación de pareja y seguir llevándose bien es algo bastante raro de ver, así que no trates de forzar a la otra persona a seguir siendo tu amiga para no sentirte tan mal con la decisión que has tomado. En las rupturas, las dos partes sufren: la que es rechazada, por tener que aceptarlo y superar a esa persona, y la que rechaza, porque debe vivir con la culpa de haber provocado ese daño. ¡No intentes librarte de esa culpa haciendo peticiones egoístas!

Antena 3 » Para ti

Publicidad